24 septiembre 2010

Qué fue de... Carlos

Abrimos una nueva sección en la que vamos a ver las historias de aquellos jugadores que vivieron la gloria y el éxito y que, de la noche a la mañana, desaparecieron. Saber qué fue de ellos oculta muchas sorpresas. Este blog está abierto a todos vosotros, para que aportéis datos sobre el paradero de sus protagonistas, para que contéis anécdotas o para que propongáis nombres.

Vamos a comenzar con un jugador que a mi personalmente me gustaba bastante cuando yo no era más que un niño, quizás porque seamos tocayos o por ser uno de los más efectivos goleadores españoles. Carlos Muñoz, o simplemente Carlos, ha sido el jugador 'carbayón' más representativo de la que quizá fue la mejor época del club asturiano (en la que llegaron a Europa). Jugador de raza, que poseía una endiablada zurda y un gran remate de cabeza. En el Tartiere siempre se recordará aquel impresionante olfato goleador, con el 10 a la espalda que llegó a vestir la camiseta de la selección española como delantero en los años 80 y 90.

Carlos Antonio Muñoz Cobo nació en Úbeda (Jaén), el 25 de agosto de 1961. A los siete años, se traslada con su familia a Hospitalet de Llobregat, cerca de Barcelona, por motivos económicos. Allí se inició como futbolista, primero en el equipo de su barrio, Santa Eulalia; luego, en equipos de categoría regional como Juventud Hospitalet y Polvoretense. A los 19 años debutó en tercera división con el Igualada y resultó elegido como mejor jugador juvenil. Equipos como el Espanyol o el Andorra se interesaron por él; finalmente, fue reclutado para el Barcelona B, aunque continuó jugando con el Igualada en calidad de cedido. Debutó con el Barça B en 1983, contra el Real Oviedo, convirtió dos goles y recibió un penalti. Tres meses después, recibe la invitación para entrenar con el primer equipo del FC Barcelona, compartiendo vestuario con jugadores como Maradona, Schuster, Quini y Migueli. Esa temporada, Carlos convirtió 15 goles con el filial azulgrana.

Tras pasar por el Elche, el Hércules y el Murcia, en 1987 llegó al Real Oviedo de Segunda División, equipo que sería testigo de su consolidación. Al lado de jugadores como Sañudo, Luis Manuel, Hicks, Berto, Vili, Viti y Ricardo Bango, Carlos sobresalió como mejor jugador, convirtiéndose incluso en campeón goleador con 25 tantos. A la postre, Real Oviedo lograría el ascenso a primera División.

Contra su voluntad, Carlos es vendido al Atlético de Madrid. Tras un año bastante mediocre en el que sólo consigue cuatro goles, jugando casi siempre de suplente, Carlos vuelve al Real Oviedo, tras provocar su salida del Atlético por una pelea con Javier Clemente. Los siguientes siete años permanece con el equipo asturiano jugando al máximo nivel y demostrando su alta capacidad goleadora en el club carbayón, siendo varias veces el máximo goleador nacional.

En 1996 se fue a México para jugar en el Puebla FC. Llegó para el Torneo de Invierno, en donde consiguió ser pichichi con 15 goles. Y en dos años sumo un total de 33 goles en Primera División. Más tarde paso a la Segunda División de México con el conjunto Lobos UAP de Puebla, donde también logró el pichichi con 15 goles en el Verano 2000. Todavía ostenta el record,aún vigente, de goleador en ambas divisiones de México donde guardan un gran recuerdo del jugador. Se retiró en España marcando goles para el Universidad de Oviedo.

En la actualidad vive en Oviedo, donde dirige una escuela de fútbol e intenta abrirse paso como entrenador en 3ª División. Además, colabora con la televisión autonómica de Asturias (TPA) comentando los partidos de su antiguo equipo, el Real Oviedo.

Es el tercer jugador con más goles en Primera División de la historia del Real Oviedo, con 93 tantos, por detras de Herrerita (117) e Isidro Lángara (104). También es el tercer jugador con más partidos en Primera División (240), por detras de Berto (328) y Antón (252).

Su efectividad con la selección española fue del 100%. Jugó seis partidos y metió seis goles. Su debut internacional fue el 12 de septiembre de 1990 en Gijón, partido en el que España derrotaría 3-1 a Brasil, y en que Carlos marcó uno de los goles. Su mala relación con Javier Clemente, por aquel entonces seleccionador nacional, hizo que no fuera convocado para el Mundial de 1994 en EE.UU. a pesar de haber sido máximo goleador español ese año. Su último partido con España fue el 27 de marzo de 1991 en Santander, cuando España cayó por 2-4 ante Hungría.

2 comentarios:

  1. grande Carlos grande!!!!!!!! ¡¡¡Hala Oviedo!!!! q pena q los dirigentes se hayan portado tan mal contigo¡¡Carlos Gol!!!!

    ResponderEliminar
  2. Carlos es el mas grande goleador que ha tenido el puebla en la epoca moderna, grandisimo crack, las metia todas, yo mismo lo vi jugar y se le recuerda y se le ama. Es un grande, su numero de la suerte 28 es mi numero tambien, despues usp el 10 el 28 en 1ra tempprada, abrazos desd mexico

    ResponderEliminar