20 marzo 2019

Debuta con el United... con el dorsal del PSG

En la Champions League se han vivido remontadas heroicas del estilo de la que protagonizó el Manchester United aquella noche del 26 de mayo de 1999 en el Camp Nou, en la final de la máxima competición continental ante el Bayern de Múnich. Curiosamente el héroe de aquella gesta es, también hoy, el líder de los 'Red Devils'. El pasado mes de diciembre, Ole Gunnar Solskjaer se hizo con los mandos de un equipo hundido tras el paso de Mourinho. El ex delantero, ha enderezado la situación del equipo con sólo una derrota en 17 partidos, y el pasado miércoles 6 de marzo comenzó a ganar enteros para cambiar la etiqueta de entrenador interino por la de permanente con la remontada 'in extremis', en los octavos de final de la Champions League ante el PSG, dejando imágenes que recordaban a las vistas aquella noche del 99.

El técnico noruego tuvo que improvisar su alineación contra el Paris Saint-Germain FC ante la plaga de bajas que sufría el United (Valencia, Mata, Ander Herrera, Jones, Darmian, Matić, Alexis Sánchez, Lingard y Martial; además de Pogba, baja por su expulsión en el choque de ida), convocando a los canteranos James Garner, Tahith Chong, Angel Gomes y Mason Greenwood, por el que el club de Manchester tuvo que llegar un acuerdo con la Ashton on Mersey School, el instituto en el que estudia, para llevárselo a París.

A pesar de la meticulosa preparación que se lleva a cabo para un partido de la máxima competición continental, tal fue el grado de improvisación del equipo técnico, que los utilleros de los 'Red Devils' viajaron a París sin la equipación de Greenwood serigrafiada con su nombre y número, por lo que una vez se confirmó la inclusión del juvenil de apenas 17 años en la convocatoria, el jefe de utilleros del United (al que viste Adidas) tuvo que apañárselas para preparar la camiseta del delantero de Bradford con los materiales que puso a su disposición la utillería del Paris Saint-Germain (al que viste Nike) para poner dorsal y nombre en la parte trasera de la camiseta del joven atacante.

Mason Greenwood debutó en el minuto 87 sustituyendo a Ashley Young en una noche histórica para el conjunto de Old Trafford. Debido a la similitud de los dorsales y la fuente utilizada por ambos equipos en la UEFA Champions League, nadie se percató hasta que finalizó el encuentro, ni en las imágenes de televisión se pudo apreciar, ni por supuesto los 47.441 espectadores que acudieron al Parque de los Príncipes de París, solo cuando se analizaron las fotografías fue cuando saltó la sorpresa.

En varias imágenes se puede apreciar cómo el escudo que aparece en la base de los números en el caso de Greenwood está pintado con rotulador negro para disimular que en realidad se trata del emblema del Paris Saint-Germain FC. La diferencia es ligeramente apreciable en el dorsal 54. El 5 va recortado en su parte media mientras que el 4 es más achatado que el de la camiseta que el propio jugador usó en la gira de pretemporada (más vertical) y también en las tipografías. Debido a que la camiseta del Paris Saint-Germain (Nike Air Jordan) de este año en Europa es un tributo a Michael Jordan, la fuente utilizada por el conjunto parisino está inspirada en la que utilizaron los Chicago Bulls en los años 90, mientras que la utilizada por el United es más achatada y gruesa, y no lleva los 'tacones' propios de las tipografías 'serif'.

13 marzo 2019

Derbystar Brillant APS (Bundesliga 2018-19)

Después de varios años jugando con el Adidas Torfabrik, la Bundesliga sorprendía esta temporada con un nuevo protagonista confeccionado por Derbystar, una marca local especialista en balones de la ciudad de Goch (en la región de Düsseldorf). Con esta entrada en el fútbol alemán, los balones Adidas han desaparecido de las grandes ligas europeas aunque siguen siendo los balones oficiales en las competiciones de la FIFA y la UEFA.

No es la primera vez que un balón de la firma Derbystar rueda por los terrenos de juego alemanes. Los balones de Derbystar han gozado de una excelente reputación durante décadas y en el pasado varios clubes profesionales (Borussia VfL Mönchengladbach, BV Borussia Dortmund, FC Energie Cottbus, MSV Duisburg y SV Werder Bremen) jugaron sus partidos con balones de la marca en los años 70. Además, la compañía alemana Derbystar, perteneciente al grupo danés Select Sport A/S, ya fue proveedor de la Bundesliga en la temporada 1979-80, por lo que 39 años después vuelve a la competición teutona como proveedor único y lo hará hasta la 2021-22.

El balón mantiene el aspecto clásico en blanco y negro que siempre ha sido sinónimo de franqueza y fiabilidad de un producto verdaderamente tradicional. La cooperación entre Derbystar y la Bundesliga se ha logrado con la combinación de los dos logos de las respectivas marcas establecidos en el balón. Para lograr esto, los elementos de estilo de Derbystar establecidos se combinaron con el diseño único de la Bundesliga. Es un diseño de tipo estrellado en distintos tonos de rojos dinámicos, que actúan junto con el color blanco como sello inconfundible de la marca Bundesliga. Un diseño dinámico de rayas simboliza la velocidad y el movimiento del balón en un partido rápido. Los matices grises adicionales, que incorporan discretamente la conocida marca de la Bundesliga, completan la apariencia.

En cuanto a sus innovaciones técnicas, el Derbystar Brillant APS impresiona por sus sobresalientes propiedades aerodinámicas resultantes de la intersección de 32 paneles formados por 20 hexágonos y 12 pentágonos que garantizan un comportamiento de vuelo óptimo. Además, la superficie del mismo cuenta con un relieve similar al de las bolas de golf, optimizando los recorridos del balón y haciéndolo lo más libre de distorsión posible. Fabricado en Pakistán, donde la marca alemana tiene su producción de balones desde 1995 aprobada por la Fairtrade Labour Organisation (organización de trabajo de comercio justo), el Brillant APS está cosido a mano con 18 metros de hilo que han dado 630 puntadas dobles precisas y 60 puntadas de esquina por balón. Tiene una circunferencia de 68,5 a 69,5 centímetros y pesa de 420 a 445 gramos. La llamada vejiga de ala cero, hecha de látex natural, proporciona la base para una forma redonda óptima, dotándolo de un vuelo preciso y un comportamiento de salto animado. Cuenta también, con una capa acolchada y brillante de microfibra de poliuretano de alta tecnología que le brinda de una calidad excepcional y el forro de espuma adicional entre la vejiga y la superficie del panel permite que el contacto con el balón sea extremadamente suave.

Antes de rodar en el partido inaugural de la LVI temporada de la Bundesliga, el Derbystar Brillant APS fue utilizado en la 2. Bundesliga desde el pasado 3 de agosto e hizo su debut en la máxima categoría, el 12 de agosto en la DFL-Supercup entre el Eintracht Frankfurt (ganador de la DFB-Pokal), y el FC Bayern München (campeón de la Bundesliga), donde los hombres del croata Niko Kovač 'barrieron' al conjunto 'Die Adler' en el Commerzbank-Arena de Frankfurt con un 'hat-trick' de Robert Lewandowski y sendos tantos de Kingsley Coman y Thiago Alcântara.

Balones de la marca Derbystar son usados en la Eredivisie y la Eerste Divisie desde la temporada 2006-07. Para esta temporada el campeonato holandés también usa el Derbystar Brillant APS (exceptuando los campos del AFC Ajax y Feyenoord Rotterdam que por sus contratos juegan con Adidas), donde el diseño cambia ligeramente con respecto al de la Bundesliga. El de esta temporada incluye tonos naranjas, rosas y flúor; y además se acentúa la presencia del logotipo del torneo holandés. Además del Brillant APS con un precio que ronda los 140 €, la marca alemana lanzaba al mercado el Derbystar Bundesliga Brillant APS Winter, en tonos naranjas y azules para uso en partidos jugados bajo malas condiciones de luminosidad. Este balón también tiene una versión para la Eredivisie con los mismos tonos, aunque cambia el patrón de diseño.

Además del balón oficial de la Bundesliga, Derbystar presentó diferentes modelos más asequibles para los bolsillos: Bundesliga Brillant Replica (versión 'no oficial' y más económica del balón original) y el Bundesliga Brillant Mini, en talla 1 para coleccionistas y que también está disponible con el diseño de la Bundesliga para el uso de ocio. Otros modelos son el Bundesliga Comet APS (balón profesional para entrenamiento en tonos negros, grises y verdes), Bundesliga Brillant Light (balón de ocio en tonos negros, grises, azules y flúor), Bundesliga Brillant S-Light (balón de ocio en tonos negros, grises, rojos y flúor), Bundesliga Brillant TT (balón de ocio en tonos negros, grises y flúor), Bundesliga Hyper TT (balón para entrenamiento en tonos negros, grises y naranjas), Bundesliga Magic TT (balón de ocio en tonos negros y grises), Bundesliga Magic S-Light (balón de ocio en tonos negros, grises y rojos), Bundesliga Magic Light (balón de ocio en tonos negros, grises y azules), Brillant APS Classic (balón profesional totalmente blanco homenaje a uno de los modelos utilizados en los años 70) y Brillant APS Futsal (balón profesional en tonos amarillos, negros y rojos, en medida 3 para la práctica del fútbol-sala).

09 febrero 2019

João Félix, la nueva joya portuguesa

Es la nueva sensación del fútbol portugués. El futbolista luso es la gran perla que tiene el Benfica en sus filas y está creciendo a pasos agigantados. Con apenas 19 años su irrupción ha dejado asombrada a media Europa y en Portugal ya le comparan con Cristiano Ronaldo.

João Félix Sequeira nació el 10 de noviembre de 1999 en Viseu, ciudad de la comunidad intermunicipal de Viseu Dão-Lafões (Portugal). Comenzó su carrera jugando en las filas de Os Pestinhas, escuela de fútbol dependiente del CD Tondela. Después de una temporada con el conjunto 'auriverde' recaló en las categorías inferiores del FC Porto. Sin embargo, el propio jugador reveló que no lo trataron muy bien en los 'Dragões' e incluso en una entrevista confesó que llegó a perder "la alegría de jugar". Tras abandonar el club 'azul e branco' y después de un breve paso por el Padroense FC, en 2015 firmó con el SL Benfica. Un año después, con apenas 16 años, subió al equipo de reservas del Benfica en LigaPro, convirtiéndose en el jugador más joven en debutar con el segundo equipo 'encarnado'. Tras llegar a la final de la UEFA Youth League 2016-17 y ganar el Campeonato Nacional de Juniores 2017-18, y pasar dos temporadas en el filial del Benfica, en las que jugó 29 partidos y anotó siete goles, Rui Vitória decidió ascenderlo al primer equipo.

El pasado verano pudo haber recalado en las filas del West Ham United FC, incluso los clubes ya se habían puesto de acuerdo para el traspaso, pero finalmente prefirió renovar su contrato con las 'Águias'. João Félix hizo su debut en la Liga Nos con el primer equipo el 18 de agosto de 2018 en un encuentro contra el Boavista FC, donde ayudó al club lisboeta a ganar por 0-2. Tan solo 3 días después hizo su debut en la Champions League frente al P.A.O.K. griego, y solo una semana después de su debut, marcó su primer gol en la liga, convirtiéndose en el jugador más joven en jugar y anotar en un dérbi frente al Sporting de Portugal. En su año de debut, acumula algo más de 1000 minutos en 22 partidos, repartidos en cuatro competiciones (Liga NOS, Allianz Cup, Taça de Portugal Placard y Champions League). Además, su presencia en el equipo, dirigido desde principio de año por Bruno Lage, también se está traduciendo en goles y asistencias (8 tantos y 4 pases de gol), datos que están dando la razón a su actual técnico y que ponen al portugués a la altura de grandes hitos (a su edad) como es su compatriota Cristiano Ronaldo o Lionel Messi.

Centrocampista ofensivo, João Félix destaca por su conducción de balón y por el uso de las dos piernas. Considerado por los técnicos de Seixal, donde se forma la cantera futbolística del Benfica, como uno de los jugadores más prometedores de los últimos años, João Félix ha recibido durante su corta carrera comparaciones con el ex jugador del Benfica Rui Costa, principalmente por su capacidad de jugar con el balón pegado al pie y la cabeza siempre levantada. De lo que nadie puede dudar es del talento a raudales que derrocha este versátil mediapunta diestro que habitúa a jugar también de segundo punta o como extremo, generalmente tirado a banda izquierda. Su posición no está nada definida pero Bruno Lage, su actual técnico, ha centrado su posición en lugar de situarlo escorado en banda, destacando, desde entonces, su juego entre líneas. Tiene buena planta (mide 178 cm), pero sigue sufriendo en los choques. Su silueta, fina y espigada, recuerda a la de Kaká, de quien se declaraba seguidor. João Félix destaca por ser un futbolista terriblemente imprevisible y habilidoso. Se asocia bien, esconde el balón a la perfección, le encanta tirar ruletas, dejar atrás rivales en espacios reducidos. Siempre, eso sí, pensando en avanzar hacia portería, con un sentido práctico. Cuenta, además, con un 'sexto sentido' para el gol. Tiene buen disparo y aunque no es el más alto, ni el más rápido, ni el más fuerte... siempre aparece en el lugar adecuado en el momento preciso.

Internacional por Portugal, João Félix ha jugado con las selecciones sub-18, sub-19 y sub-21, con la que debutó el 10 de octubre de 2017 en el Trening centar Nogometnog de Zenica ante Bosnia Herzegovina, convirtiéndose en el futbolista más joven en debutar con la selección sub-21 portuguesa, ya que lo hizo con 17 años. Hasta el momento ha jugado 10 partido con las 'Esperanças', marcando 4 goles en la fase de clasificación para la Eurocopa sub-21 que se celebrará el próximo verano en Italia y San Marino. Su próximo objetivo será el convertirse en internacional absoluto y aunque su nombre ha comenzado a sonar con fuerza en los medios de comunicación, él es consciente de que todavía le queda mucho camino por recorrer para llegar a defender la camiseta de la 'Selecção das Quinas'.

Representado por Jorge Mendes, ya son muchos los rumores que sitúan a los grandes de Europa detrás del joven mediapunta. El Benfica, ya negocia para ampliar su contrato y subir su cláusula por encima de los 120 millones, cantidad que podría frenar la salida de João Félix a equipos como Manchester United, Liverpool, Barcelona, Real Madrid, Paris Saint-Germain, Juventus, Borussia Dortmund o Bayern de Múnich, entre otros. Ahora solo queda ver cómo madura en esta segunda parte de la temporada y si sigue así, hasta dónde aumentará su valor de cara al próximo mercado estival.

05 diciembre 2018

Camisetas de selecciones con publicidad

En un mundo tan mercantilizado donde apenas quedan cosas sin un precio grabado a la espalda, resulta sorprendente que uno de sus máximos exponentes guarde algo de romanticismo con los orígenes de un juego, demasiado alejado del que hoy en día genera abrumadoras cantidades de dinero. Paradojas de la vida, las equipaciones oficiales de las selecciones nacionales (no así las ropas de entrenamiento) son el último bastión del deporte que más ha evolucionado gracias a los ingresos millonarios derivados de la publicidad, aunque en su afán recaudatorio algunos presidentes de federaciones intenten cada cierto tiempo alguna iniciativa que permita que algún sponsor invada la camiseta de un equipo nacional.

A pesar de que fútbol y publicidad llevan décadas trazando un largo camino de intereses compartidos, no hay selección alguna que pasee el nombre de un patrocinador (exceptuando el de la marca deportiva) en su camiseta. El motivo lo encontramos en el artículo VII del reglamento de la FIFA en lo que a equipamiento se refiere y que marca que "está estrictamente prohibida toda forma de publicidad de patrocinadores, fabricantes (si excede las dimensiones de la identificación del fabricante permitidas) y/o de terceros, así como toda declaración política, religiosa, personal y/o de cualquier otra índole en cualquiera de las piezas del equipamiento de juego que se utilicen de manera temporal o permanente en la zona controlada del estadio o se lleven allí durante cualquier partido".

No obstante, a lo largo de la historia algunas federaciones han buscado sus artimañas para desafiar al máximo organismo del deporte rey con el fin de obtener mayores beneficios. Así por ejemplo, Brasil cedió a los encantos publicitarios cuando estampó en su preciada 'verdeamarela' el logotipo de Coca-Cola a cambio de unos 40.000 dólares. Ocurrió el 9 de diciembre de 1987 cuando la cuestionada selección, dirigida entonces por Carlos Alberto Silva, saltó al césped del Estádio Parque do Sabiá de Uberlândia para enfrentarse, en un partido amistoso, a Chile (quienes tan solo cinco meses antes les habían eliminado de la Copa América al endosarles un rotundo 4-0). Más allá del resultado favorable para la 'canarinha', el partido pasó a la historia por el rechazo que levantó tal intromisión. Una sanción de la FIFA y el estigma de haber traicionado a la 'torcida', obligaron a la marca de bebidas gaseosas a retirar su imagen de la camiseta brasileña para el partido que tres días más tarde se jugaba ante Alemania.

En julio de 1989 la selección argentina, entonces campeona del mundo, disputó un amistoso benéfico frente a un combinado de la Asociación de Futbolistas Argentinos en el estadio José Amalfitani de Buenos Aires, con alrededor de cuarenta mil espectadores en las gradas de 'El Fortín' de Vélez Sarsfield. La camiseta 'albiceleste' tenía el patrocinio de Renault, aunque para evitar sanciones de la FIFA se optó por usar un uniforme de adidas (entonces les vestía le coq sportif) y sin el escudo de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA). Además, para que todo fuese más surrealista, en el combinado nacional destacaba la presencia de Maradona junto a un centrocampista de 'apenas 59 años', ni más ni menos que Carlos Salvador Bilardo, el presidente de la Nación, que había asumido su cargo pocos días antes.

También la selección holandesa se saltó esta regla, aunque no fue tan sonado como los casos anteriores al tratarse de una selección 'B' formada por jugadores amateurs. Fue en octubre de 1989, con motivo del torneo amistoso que organizaba la Koninklijke Nederlandse Voetbalbond (KNVB), con ocasión del centenario de la federación holandesa. El combinado 'tulipán' lució una camiseta con patrocinio de Phillips, que en esa época ya patrocinaba a la selección 'mayor' en sus equipaciones de entrenamiento. No les fue mal a los pupilos de Ron Groenewoud, quienes quedaron primeros por delante de las selecciones de Alemania Oriental, Surinam y Antillas Holandesas.

A principios de los noventa la selección colombiana, capitaneada por Carlos Alberto Valderrama, pisaba fuerte en el panorama internacional. Tan solo unos años antes había arrollado a Argentina en el mismísimo estadio Monumental y aquella fama de equipo prometedor adjuntó prestigio y contratos insospechados para la Federación Colombiana de Fútbol. En 1993 la selección 'cafetera' sorprendió a propios y extraños al mostrar, en un par de amistosos ante Estados Unidos y Chile, el patrocinio de la marca cervecera Bavaria en el frontal de la camiseta por lo que unos meses más tarde la federación tuvo que pagar una cuantiosa multa impuesta por la FIFA. 

La Expo'98 fue una Exposición Internacional que se realizó en Lisboa del 22 de mayo al 30 de septiembre de 1998. Para promocionarla, la Federação Portuguesa de Futebol (FPF) no tuvo mejor idea que utilizar al combinado luso. Sucedió el 22 de enero de 1997 cuando la 'Selecção das Quinas', entonces entrenada por Artur Jorge, disputó un amistoso frente a Francia en el Estádio Primeiro de Maio de Braga, donde el cuadro de Aime Jacquet se impuso a los lusos con goles de Didier Deschamps y del entonces centrocampista del AC Milan, Ibrahim Ba. Es cierto que por aquel entonces Portugal no contaba con el mediático Cristiano Ronaldo, pero sí tenía figuras de renombre de la talla de Luis Figo, Vitor Baia, João Pinto, Fernando Couto o Rui Costa.

Desde hace más de dos décadas los irlandeses sacan a la venta dos versiones de camiseta en cada cambio de modelo oficial. Una con publicidad para los hinchas y otra 'limpia' para los jugadores. Firmas como Opel, Eircom y 3 han aparecido en el pecho de la 'Green Army', aunque sólo en la réplica que se consigue en las tiendas. De todos modos, la Football Association of Ireland (FAI) se las ha arreglado para poder lucir el logotipo de de su anunciante en algún que otro amistoso no oficial, como el que disputó su selección 'B' el 9 de octubre de 2008 ante el Nottingham Forest FC en el Dalymount Park de Dublín.

Entre 2008 y 2009 los dirigentes de la Federación de Fútbol de la República Islámica de Irán apostaron por el marketing y cedieron un espacio en la indumentaria del conjunto 'Melli' para que allí apareciera el logo de la empresa Saipa Diesel, fabricante local de camiones y tráilers. La práctica, por supuesto, era y sigue siendo antirreglamentaria para la FIFA por lo que también recibieron la respectiva sanción económica. Más recientemente, las selecciones de India y Tailandia también han salido a jugar en partidos no oficiales con patrocinadores en sus camisetas. Curioso es el caso del conjunto 'Changsuek' ya que en su camiseta aparecían varios patrocinadores (ptt, empresa pública tailandesa de petróleo y gas; y Chang, empresa de cerveza local) y no uno como en los casos anteriores.

25 octubre 2018

Una crisis muy Real

El Real Madrid ha encadenado la segunda peor racha de toda su historia con Lopetegui al frente del equipo. La derrota, el fin de semana pasado, ante el Levante en el Bernabéu, la tercera en sus últimos cuatro partidos, ha hecho saltar todas las alarmas. La situación parece insostenible para el técnico vasco y la prensa ya especula con el nombre de su sustituto tan solo cuatro meses después de haber desembarcado en el banquillo de Chamartín. Pero, ¿es Lopetegui el único responsable de la crisis que está atravesando la entidad blanca?

Julen llegaba al Real Madrid después de la salida de Zidane, y lo hizo rodeado de polémica al haber anunciado su acuerdo mientras seguía siendo el seleccionador español. Su debut oficial no pudo comenzar peor al caer frente al Atlético de Madrid en la Supercopa de Europa. Ahora, con solo seis victorias en sus primeros 13 partidos, y con el equipo séptimo en Liga, es evidente que al técnico merengue se le ve superado por la situación. El Real Madrid no tiene plan B. Se limita a dominar la posesión sin apenas crear ocasiones claras de gol, y Lopetegui no es capaz, hasta el momento, de dar con la clave. No termina de leer los partidos y en cuanto a personalidad no parece que su mensaje haya calado demasiado ni en el vestuario ni en la grada.

A lo largo de la temporada el entrenador ha repetido en varias ocasiones que tiene plena confianza en sus jugadores. Pero los jugadores no están respondiendo y también tienen mucha culpa en esta crisis. Hay jugadores sin chispa, sin velocidad, y el fútbol del Madrid se hace previsible, lento, sin capacidad de sorpresa. La falta de rapidez en el juego madridista frena todas sus ideas. Colgar balones al área ha sido el recurso de la impotencia y ante el Atlético de Madrid, el CSKA y el Alavés se dio una imagen de dominio absoluto sin llegar a marcar un solo gol.

Además, en lugar de asegurar el juego defensivo, que el equipo no conceda goles y construir desde una base solida, Lopetegui sigue insistiendo en jugar de la misma manera. Con una defensa muy arriba en el campo, como lo hizo contra el Levante, permitiendo a los rivales salir al contragolpe y explotar fácilmente los espacios a sus espaldas. Tampoco ha sido capaz de contrarrestar el hecho de que los jugadores comiencen los partidos con tanta frialdad e indiferencia (el 89% de los goles que el Madrid ha recibido los ha encajado en la primera parte). En ataque, los números no son mejores y la verdad es que al ataque madridista le está faltando calidad en la zona decisiva.

Pero quizás, el mayor error de Lopetegui haya sido mantener el once que ganó las últimas Champions en una concesión de estatus que el rendimiento de estos jugadores no justifica. Solo basta con observar el rendimiento de Raphaël Varane el fin de semana pasado, o la pobre contribución de figuras como Marco Asensio, que claramente no está evolucionando de la manera esperada. Kroos no está bien y el técnico le ha dado prácticamente todos los minutos, cuando en Moscú y en Vitoria mereció ser sustituido. Bale  se quedó para ser el sucesor de Cristiano, pero el galés no tiene personalidad ni capacidad goleadora para hacer olvidar al de Madeira. Además, lleva varias semanas renqueante y con molestias físicas y vuelven los fantasmas de las lesiones. Benzema comenzó bien la temporada, pero se ha estancado y debió ser cambiado en más partidos. Casemiro tampoco ha estado fino y el entrenador debió dar sitio a Marcos Llorente o cambiar el esquema para jugar con suplentes que están más frescos que los titulares consagrados. Pero es que los jugadores han conservado su condición privilegiada hasta en el banquillo. Lucas Vázquez ha entrado antes que Vinicius hasta el partido de Vitoria, y es que el brasileño tenía que haber jugado mucho antes, y no en Segunda B, para estar adaptado ya a la primera división.

Y es que precisamente, la tardanza en las sustituciones es otro error que señala a Lopetegui. Nacho, Mariano, Lucas Vázquez, Dani Ceballos, Vinicius... los jugadores que calientan banquillo, debieron jugar mucho antes cuando las cosas marcharon mal y su entrada fue tardía. El Madrid requería una búsqueda de otras fórmulas tácticas frente al Athletic, el Español, el Sevilla, el Atlético, el CSKA, el Alavés y el Levante. Sin embargo, en todos estos encuentros se mantuvo como un conjunto de un fútbol conocido. La situación crítica en Vitoria adelantó por fin esas variaciones pero el técnico reconoció que fueron las lesiones de Bale y Benzema las que provocaron esos relevos.

Pero es la falta de unidad lo que ha sido más preocupante. En los últimos partidos se ha visto un escaso interés por recuperar el esférico, y cuando lo tienen, no mostrando movimientos suficientes, intención o esfuerzo. Además, a los jugadores se les ve superados, fatigados y demasiado nerviosos, algo que hemos podido ver reflejado en el 'roce' que Sergio Ramos tuvo con Reguilón en el entrenamiento previo al partido de Champions contra el Viktoria Plzeň, partido tras el cual Marcelo sacó los pies del tiesto, cargando duramente contra la prensa.

Pero, seguramente, de lo que en mayor medida se pueda culpar a Lopetegui sea de haber aceptado un desafío tan grande, sabiendo que la dirección deportiva no accedía a ninguna de sus peticiones para reforzar la plantilla.

Florentino Pérez tampoco ha salido en defensa de su entrenador y la sensación es que Lopetegui ya tiene los días contados. Seguramente tampoco ayude mucho el hecho conocido de que el técnico vasco estaba muy lejos de ser la primera opción del presidente para sustituir a Zidane. El argentino Mauricio Pochettino, el entrenador de la Juventus Massimiliano Allegri, los alemanes Joachim Löw y Julian Nagelsmann y hasta el ex entrenador del Chelsea, el también italiano Antonio Conte, estuvieron en la lista por delante de Julen.

Ahora, y salvo un milagroso cambio en el rumbo del equipo, la duda es saber exactamente cuándo se anunciará su despido. Pase lo que pase con el actual entrenador, esto no aliviará la presión sobre un presidente, que año tras año, se empeña en ser el responsable de confeccionar la plantilla a su antojo y que en los últimos años ha ido debilitando al equipo paulatinamente con las salidas de Cristiano Ronaldo y del croata Mateo Kovačić, mientras que la temporada pasada lo hicieron Danilo, James, Morata y Pepe, ninguno de los cuales han sido reemplazados adecuadamente.

Y es que, según una encuesta del diario deportivo As, el 85% de los aficionados culpa al presidente de la crisis que atraviesa el conjunto blanco. La salida de Ronaldo dejó al Madrid sin su referente y los únicos fichajes que se hicieron no han sido, una vez más, acordes con las necesidades del equipo, centrándose toda la atención del presidente en lo que se ha convertido en su principal objetivo y mayor obsesión: la remodelación del Santiago Bernabéu, una obra faraónica (y más costosa que la construcción del Wanda Metropolitano) e innecesaria que va a endeudar al club durante años, repercutiendo en la política de fichajes.

17 julio 2018

Qué fue de... Jarni

Jugador versátil donde los haya, Robert Jarni se adaptaba muy bien a las posiciones de extremo y lateral izquierdo. Técnico, fuerte y explosivo, se le recuerda por su potente disparo y por saber colgarla al área de una manera prodigiosa. Un jugador inteligente y de calidad que dejó buenos registros goleadores en España.

Robert Jarni nació el 26 de octubre de 1968 en Čakovec (antigua República Federal Socialista de Yugoslavia y actual Croacia). Comenzó su carrera como extremo zurdo en el equipo de su ciudad natal, el NK Čakovec, y en 1985 fue traspasado al HNK Hajduk Split después de brillar con el conjunto 'Crveni' en un torneo en Split. En el equipo filial, con Sergije Krešić como entrenador, comienza a destacar y un año después, en febrero de 1986, debuta con el primer equipo del conjunto 'Bili', entonces en la Primera División yugoslava. Allí coincide con jugadores como Igor Štimac, Alen Bokšić, Slaven Bilić o Aljoša Asanović, donde bajo las órdenes de Josip Skoblar llega a participar en 128 partidos en los que anotó diecisiete tantos, conquistando la Kup marsala Tita (copa yugoslava entonces conocida como Copa del Mariscal Tito) de las temporadas 1986-87 y 1990-91.

Como ocurrió con muchos otros jugadores de su generación, tras el estallido de las guerras balcánicas, dio el salto al Calcio italiano para fichar por el AS Bari. Allí coincide con su compatriota Zvonimir Boban pero al finalizar la temporada los 'Galletti' descienden a la Serie B y Jarni ficha por el Torino FC (donde coincide con Enzo Francescoli) y, una temporada más tarde, por la Juventus FC. En el conjunto 'bianconero', dirigido por Marcello Lippi, coincide con jugadores de la talla de Angelo Peruzzi, Paulo Sousa, Antonio Conte, Gianluca Vialli, Roberto Baggio, Fabrizio Ravanelli, Didier Deschamps, Vladimir Jugović o un jovencísimo Alessandro Del Piero. Con la 'Vecchia Signora' juega 30 partidos en la temporada 1994-95 (15 de ellos en liga) y gana el Scudetto, la Coppa Italia y alcanza la final de la Copa de la UEFA, donde caen ante el Parma AC de Nevio Scala.

En el verano de 1995, con 26 años, fue contratado por el Real Betis Balompié para cubrir la baja de Rafael Gordillo quien se había marchado al Écija Balompié para poner fin a su carrera. El conjunto 'verdiblanco' conseguía hacerse con el croata a cambio de 580 millones de pesetas, aunque desde Italia mantuvieron siempre que el Betis desembolsó realmente dos millones de dólares (240 millones de pesetas). Jarni no dudó en aceptar el reto de llegar a un equipo que a pesar de haber ascendido en la temporada anterior había conseguido acabar tercero en la clasificación consiguiendo así la plaza en la UEFA. Su debut se produjo el 9 de septiembre de 1995, en la segunda jornada de Liga, contra al Real Zaragoza. Con 19 goles en tres temporadas, se convirtió en todo un ídolo en el Benito Villamarín formando una sociedad casi perfecta junto a Alfonso y el nigeriano Finidi. En su tercera y última temporada, a las órdenes de Luis Aragonés, jugó 37 partidos, aunque empezaron a ser del dominio público sus desencuentros con la dirección del club. Tal fue su rendimiento que llamó la atención del Real Madrid que hizo una oferta a la entidad 'verdiblanca' que fue rechazada por el entonces presidente Manuel Ruiz de Lopera. 

En el verano de 1998, el mandatario bético le rebajó la cláusula de rescisión de 1000 millones a 700 y lo vendió al Coventry City FC. Y aunque acudió a la localidad inglesa y se sometió al pertinente reconocimiento médico, cuatro días más tarde, y ante la sorpresa general, fichaba por el Real Madrid CF. En el club 'blanco' jugó 36 partidos (27 en liga) y marcó tres goles pero no consiguió llegar al nivel que mostró en el Betis. En el Madrid coincide con la generación de los Illgner, Panucci, Roberto Carlos, Hierro, Seedorf, Redondo, Raúl, Mijatović o su compatriota Davor Šuker, que venían de ganar la séptima Copa de Europa a la Juventus en el Amsterdam Arena. La marcha de Guus Hiddink y la llegada de Toshack al banquillo del Santiago Bernabéu le perjudicó ya que el técnico galés lo quitó de su posición natural, haciéndolo jugar de central abierto a la banda en una linea de 3 con dos carrileros por delante. El croata, que había firmado por tres temporadas, sólo jugó una en la que ganó la Copa Intercontinental al CR Vasco da Gama.

Después de su fugaz paso por el cuadro madrileño se marchó a la UD Las Palmas que por aquel entonces militaba en Segunda División y que entrenaba Sergije Krešić, quien fuera su entrenador en el juvenil del Hajduk Split. Con el cuadro insular consigue el ascenso a la Primera División en su primera temporada, jugando 17 partidos (todos como titular) y marcando cuatro goles. La siguiente temporada marca dos tantos en 27 partidos y el equipo termina el campeonato liguero en mitad de la tabla. En la temporada 2001-02 llega al banquillo grancanario Fernando Vázquez, quien no cuenta con el croata, por lo que Jarni hace las maletas y se va a jugar a la Superliga griega con el Panathinaikos FC. No contó demasiado para el técnico uruguayo Sergio Markarián, llegó iniciada la temporada y jugó tan sólo 5 partidos con el conjunto de 'el trébol', por lo que al finalizar la temporada anunció su retirada con 33 años debido a la ausencia de ofertas serias (sólo un par de propuestas de Francia aunque sin concretar nada). Pero este no fue su fin como deportista, volvió a Split donde jugó en el MNK Split, equipo de fútbol-sala con el que fue subcampeón de la UEFA, llegando a jugar 2 partidos con la selección croata de futsal.

Jarni ha sido internacional por Yugoslavia. Con la selección sub-20 ganó el Mundial de la categoría disputado en Chile en 1987, un equipo en el que también estaban jugadores como Pavličić, Mijatović, Boban, Prosinečki o Šuker. En 1990 participa en el Europeo sub-21, en el que la selección yugoslava pierde en la final, a doble partido, ante la Unión Soviética. Sus participaciones con las selecciones inferiores le valen para que Ivica Osim lo incluya en la convocatoria final del Mundial de Italia'90, donde juega la segunda parte ante Colombia en el segundo encuentro del grupo D. Además jugó otros dos partidos con la selección absoluta valederos para la clasificación de la Eurocopa de Suecia'92.

En 1992, tras el desmembramiento de la antigua Yugoslavia, Jarni se convirtió en uno de los referentes de la nueva selección de Croacia. Participó en la Eurocopa de Inglaterra'96, donde cayeron en cuartos de final ante Alemania, a la postre campeones del torneo. Jugó también el Mundial de Francia'98, donde la excelente actuación del combinado croata les valió el tercer puesto por detrás de Francia y Brasil. También participó en el Mundial de Corea del Sur y Japón de 2002. Con la selección croata disputó un total de 81 partidos, marcando su único gol como internacional croata a Alemania en los cuartos de final del Mundial de 1998.

Tras su retirada de los terrenos de juego, ha creado su propia marca de ropa deportiva (se llama Jarni, como él) y es comentarista en una cadena de televisión croata. Inició su carrera en los banquillos, primero como segundo de Sergije Krešić en el CD Numancia, y en la temporada de 2007-08 entrenó al Hajduk Split. En 2010 se hizo cargo del banquillo del NK Istra 1961 y posteriormente entrenó al equipo juvenil del Hajduk Split, FK Sarajevo de la Premijer Liga de Bosnia-Herzegovina, Pécsi MFC de Hungría y el Puskás Ferenc Akadémia FC al que entrenó durante la temporada 2015-16. Desde el pasado año es el seleccionador sub-19 de Croacia. Además, en 2012 fue embajador de la fase final de la Eurocopa de fútbol-sala celebrada en Croacia.

04 julio 2018

Adidas Fevernova (Mundial 2002)

Hoy volvemos al año 2002 para recordar el balón del Mundial de Corea del Sur y Japón. Y en la tierra de las tradiciones, el Fevernova terminó con una dinastía: la del Tango, cuyo diseño exterior fue repetido y reinterpretado desde 1978 hasta el año 2000. El Fevernova fue presentado como el mayor avance en diseño de balones y fue, además, con él que la selección brasileña conquistó su quinto campeonato mundial.

En el año 2002, la fase final del Mundial se disputaba, por primera vez en su historia, en el continente asiático, además de ser la primera Copa del Mundo en ser organizada por más de un país. Para la ocasión, Adidas puso a disposición de la FIFA el Fevernova, un balón que tomaba su nombre por la fiebre (Fever) que genera cada Mundial en el planeta cada cuatro años durante un mes; y por las novas, las estrellas que brillan con fuerza pero por muy poco tiempo.

El Fevernova fue el primer balón oficial del Mundial que se alejó del diseño tradicional imperante desde la aparición del Tango en 1978. El nuevo balón seguía manteniendo el formato clásico de 32 paneles (12 pentágonos y 20 hexágonos) y su colorido y revolucionario diseño estaba enteramente basado en la cultura y filosofía de los países anfitriones. Según los diseñadores, este nuevo modelo presentaba un trigón dorado, similar a un 'tomoe' (figura abstracta japonesa compuesta por comas). Esta mirada vistosa y revolucionaria y el uso del color dorado representaban el compromiso y la energía que ambos países pusieron para impulsar la llegada del Mundial a Corea del Sur y Japón, además, el uso del color rojo (utilizado sobre los ángulos del trigón, casi como a golpes de cepillo de caligrafía) representaba la tradición del fuego como fuerza conductora de los logros humanos. La forma de la turbina marcada con la línea roja es el certificado de los logros tecnológicos que le debemos a los países anfitriones en los últimos años. Además dentro de cada uno de los cuatro trigones aparecían el logotipo de Adidas, el nombre del balón, el sello de 'aprobado por la FIFA' y el de 'balón oficial del Mundial 2002'.

La manufactura, como en su predecesor, tuvo su origen en Marruecos. Las medidas y los materiales utilizados le daban a la pelota un 10% más de velocidad y un 25% más de precisión, según palabras de Günther Pfau, miembro del laboratorio de Adidas en Scheinfeld (Alemania). Cuando fue presentado en Busan (una de las sedes en Corea del Sur), la firma alemana dijo que se trataba de la pelota más redonda de todos los Mundiales, y, por supuesto, lo respaldaron con datos estadísticos. Se llegó a dicha perfección en la circunferencia gracias a la utilización de una distribución de paneles idénticos a la del Telstar, pero el secreto estaba en los tres milímetros de grosor de cada panel. De adentro para fuera, contaba primero con un tejido Raschel sintético, que le daba la capacidad de no perder la redondez después de ser pateado; luego, la misma espuma utilizada en el Tricolore (un poliuretano resistente a la abrasión fabricado por Bayer y llamado Impranil), pero mejorada, con microceldas de gas comprimido altamente elásticas y excepcionalmente resistentes que le daban mayor absorción de impacto, lo que se traducía en un mejor control del esférico; otra capa de plástico sólido (combinación de poliestirenos sintéticos especiales y caucho natural); sobre ese, una capa con el diseño de la pelota y por último una capa plástica transparente, lo que le otorgaba una impermeabilidad total y que pudiera soportar un tratamiento excepcionalmente duro, dándole al balón una mayor durabilidad. Estas capas le daban al Fevernova características de rebote mejoradas, que convertían el golpeo en aceleración de la pelota. 

A pesar de que con él se marcaron goles memorables durante el torneo de 2002, el Fevernova recibió duras críticas por ser demasiado liviano, principalmente de los porteros, quienes argumentaron que era demasiado rápido, que no podías calcular bien, que no era muy maniobrable, etc. En 2003, un año después de que el Fevernova viera la luz, fue utilizado en la Copa Confederaciones disputada en Francia, que ganó la selección gala con gol de Henry ante Camerún. Ese mismo año también fue el balón oficial de la Copa del Rey, final que disputaron en 2003 el Recreativo de Huelva y el RCD Mallorca. El Fevernova fue también en 2003 el balón oficial del Mundial femenino disputado en los Estados Unidos, en la que la selección alemana se impuso a la sueca en la final disputada en el Home Depot Center de Carson, en Los Angeles. Además, también fue el balón oficial de la J-League durante el mismo año. Un año después, en 2004, el Fevernova también fue utilizado durante la AFC Cup.

Como con el resto de los balones mundialistas, Adidas presentó diferentes modelos más asequibles para los bolsillos: Fevernova Grand Stade (fabricado en Pakistán y con el trigón en dos tonos de plateado), Fevernova Pareo (con el trigón en plateado y el centro negro), Fevernova Tri-Lance (para todo tipo de superficies), Fevernova Terrain (para superficies duras), Fevernova Tremor MS (fabricado en China y con el trigón en dorado y negro), Fevernova Mini MS (en talla 1 para coleccionistas), Fevernova Response (balón oficial fabricado en Pakistán, con tonos blancos y plateados con el que se jugó en la Segunda División B y Tercera División de España), Fevernova Lance (balón blanco en tonos dorados y negros), Fevernova Glider MS y Fevernova Orange que, como se imaginarán, es naranja.