24 septiembre 2010

Qué fue de... Baljić

Elegido jugador bosnio del año en 1998 y 1999, tenía nombre y pinta de crack. Era uno de esos típicos jugadores de los Balcanes que a finales de los ochenta iluminaron el fútbol europeo. Hoy recordamos a Baljić, un delantero a priori hábil, técnico y trabajador que demostró poco y nada durante su andadura por la liga española.

Elvir Baljić nació el 8 de julio de 1974 en Sarajevo (antigua Yugoslavia y actual Bosnia y Herzegovina). Comenzó a dar sus primeras patadas a los ocho años, en las categorías inferiores del FK Željezničar, equipo de la capital bosnia. En 1993, en plena guerra de los Balcanes, fichó por el FK Sarajevo, uno de los grandes del país. A pesar de las dificultades sociales y deportivas, juega 11 partidos (además de un amistoso contra las fuerzas de paz locales) y marca 8 goles con el club 'Bordo-Bijeli' en la temporada 1994–95.

En 1995 hizo las maletas y desembarcó en la liga turca para jugar con el Bursaspor. Con el conjunto 'verdiblanco' jugó cuatro temporadas marcando 42 goles en 87 partidos, incluyendo la Copa Intertoto de 1995. En el verano de 1998, con 24 años, recalaba en el Fenerbahçe SK, uno de los grandes del país otomano. Esa temporada el conjunto de Estambul queda tercero tras Galatasaray y Beşiktaş, y Baljić consigue marcar 18 goles en 30 partidos, convirtiéndose en una de las referencias del equipo 'Sari Kanarya' y quedando a tan solo dos goles de Hakan Şükür, quien se llevó el título de máximo goleador de la liga turca.

En 1999 llegó al Real Madrid CF de la mano de John Benjamin Toshack, entonces entrenador blanco, quien había seguido sus pasos en la liga turca cuando el técnico galés entrenaba al Beşiktaş JK. Recaló en el club 'blanco' a cambio de 3.500 millones de pesetas (algo más de 21 millones de euros), convirtiéndose en el fichaje más caro de toda la historia del club hasta la llegada de Nicolas Anelka unas semanas después. La pretemporada fue irregular y Baljić sufrió una pequeña lesión de rodilla que le dejó fuera las dos semanas previas al inicio de Liga. Jugó una decena de partidos hasta que, a mediados de octubre, se rompió los ligamentos cruzados de la rodilla, y ya nunca volvió a ser el jugador que explotó en Turquía. Tras su recuperación, Vicente del Bosque entrenaba al equipo y no contó mucho con el delantero bosnio que peleaba por un puesto con Raúl, Morientes, Anelka, Sávio, Ognjenović, Zárate o el mismísimo Samuel Eto'o. A pesar de ello fue incluido en la convocatoria de la final de la Champions League que el Madrid ganó al Valencia en el Stade de France.

Para la siguiente temporada Florentino Pérez había llegado a la presidencia del club de Chamartín y tenía sus ideas sobre Baljić que, básicamente, se resumían a que no era lo suficientemente bueno para vestir la camiseta del Real Madrid. Fue cedido al Fenerbahçe, donde jugó 27 partidos y con quienes ganó la SüperLig 2000-01. A su regreso a Madrid, costó encontrarle acomodo, especialmente porque nadie quería pagar los 1,2 millones de euros que tenía de ficha. Finalmente acabó cedido en el Rayo Vallecano, donde tampoco gozó de oportunidades debido a sus continuas lesiones musculares y sus 'más que palabras' con la familia Ruiz-Mateos, viéndose casi siempre relegado al banquillo por los delanteros titulares, su compatriota Elvir Bolić y Jon Pérez 'Bolo'. Con el conjunto 'franjirrojo' apenas participó en una decena de encuentros, siendo despedido por indisciplina (el jugador prefería claramente la vida nocturna de la capital) tras una bronca con Gregorio Manzano, quien había sustituido a Andoni Goikoetxea a principio de temporada.

Tras su inerte estancia en el Rayo, acabó la temporada entrenando con el Madrid que pudo recuperar gran parte de lo invertido vendiéndolo al Galatasaray SK en el verano de 2002. Con el conjunto 'Sari-Kirmizililar' disputó tres temporadas a un destacable nivel en las que disputó 34 partidos y marcó 3 goles. Su estrella se fue apagando poco a poco y fichó por el modesto Torku Konyaspor Kulübü, donde volvió a ganar confianza de la mano del técnico bosnio Safet Sušić, pero la enfermedad de su hijo y su poca motivación le llevaron a anunciar su retirada en 2005. Finalmente decidió seguir en activo y ese mismo año fichó por el MKE Ankaragücü a cuyo banquillo acababa de llegar Sušić. En el conjunto 'auriazul' jugó una temporada, fichando posteriormente por el Istanbulspor AŞ, donde tras dos temporadas decidió, con 34 años, colgar las botas.

Internacional con la selección de Bosnia y Herzegovina, Fuad Muzurović lo hace debutar con la selección absoluta el 24 de abril de 1996 frente a Albania en el estadio Bilino Polje de Zenica. Jugó un total de 38 partidos en los que marcó 14 goles, el primero de ellos frente a las Islas Feroe en el Stadion Koševo de Betanija Ulica (Sarajevo), el 12 de agosto de 1998. Su mejor partido lo disputó frente a Estonia el 9 de octubre de 1999 cuando marcó los cuatro goles del combinado 'Zmajevi' que se jugaba con la República Checa y Escocia la clasificación para la Eurocopa del 2000.

Tras su retirada, en 2008, de los terrenos de juego se decidió cambiar las botas por el micrófono para ofrecernos el repertorio de su melodiosa voz. Con temas como 'Bio Sam Tvjoj', o 'Jos Poljubce', todos pertenecientes al álbum 'Novidan', el bosnio nos ofrece esa melancolía característica de los Balcanes. Tras sacarse el título de entrenador, desde febrero de 2010 es asistente de Safet Sušić en la selección bosnia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada