13 enero 2011

Ali Sami Yen Stadi

Coincidiendo con la clausura el pasado martes del ‘infierno turco' como fue apodado por los medios europeos, vamos a recordar este histórico estadio, que durante los últimos 50 años se había convertido en uno de los más intimidatorios del fútbol europeo.

El Ali Sami Yen, estadio del Galatasaray, es archiconocido por el intimidatorio ambiente que crean sus aficionados, no solo con la pasión con la que cantan el himno del equipo y corean vítores al mismo durante el partido, sino además llenando el estadio hasta unas 40.000 personas (casi duplicando su capacidad) y usando bengalas, humo de colores rojo y amarillo (los colores del equipo), tambores, banderas gigantes que cubren prácticamente el estadio, generando una sensación de grandeza y aplicando así una presión psicológica en los visitantes. El Ali Sami Yen es un estadio que ruge, que tiene vida propia, que mete el miedo en el cuerpo, que recorre la piel del futbolista como un escalofrío y que deja huella a aquel que lo pisa. Cientos de selecciones notaron el peso de su leyenda.

Se ubica en Estambul, en la localidad de Şişli. Conocido en un principio como Mecidiyeköy Stadi, debido a su ubicación, fue erigido en memoria del fallecido dirigente turco Ali Sami Yen, fundador del Galatasaray, que presidió desde su creación en 1905 hasta 1918, y de forma puntual en 1925. En 1926 fue nombrado presidente del Comité Olímpico de Turquía, cargo que ocupó hasta 1931. Además, también fue el primer entrenador de la selección de fútbol de Turquía en su primer partido internacional, disputado en 1923 frente a Rumanía. En reconocimiento a su labor, la institución dio su nombre al estadio del club en 1954.

El primer estadio del Galatasaray fue el Taksim Stadium, pero fue demolido en 1940, ya que el club decidió construir uno, para que solamente lo usara el equipo.

La historia del estadio Ali Sami Yen comenzó en los prolegómenos de la Segunda Guerra Mundial, cuando se inició su construcción. La primera inauguración data de 1945, aunque no fue inaugurado hasta el 20 de diciembre de 1964 con un partido amistoso entre las selecciones de Turquía y Bulgaria. Durante la inauguración una grada lateral se hundió debido al sobrepeso, avanzando uno de los que serían sus mayores problemas: la acumulación de espectadores muy por encima de las posibilidades de su aforo.

El Galatasaray ha sido quien ha disfrutado de más momentos memorables en su historia. El 7 de junio de 1987, el Galatasaray venció al Eskişehirspor por 2-1, poniendo fin a una espera de 14 años para lograr el campeonato de Turquía delante de una asistencia récord al estadio de 35.845 espectadores.

Sólo tres años después, el Galatasaray venció al Neuchâtel Xamax suizo por 5-0 en la segunda ronda de la Copa de Europa para superar un déficit de tres goles encajados en el partido de ida, lo que supuso el comienzo de más éxitos en las competiciones de la UEFA para el conjunto de Estambul. Entre los buenos resultados destaca el 0-0 con el Manchester United en la temporada 1993-94 después del 3-3 en Old Trafford que permitió al Galatasaray participar en la fase de grupos de la Champions League por primera vez. En la siguiente campaña, el Barcelona perdió 2-1 en el Ali Sami Yen.

Mejor fue levantar la Copa de la UEFA en el año 2000 con grandes victorias en casa ante Bologna, Mallorca y Leeds United. Otras de las grandes gestas que permanecerán en la memoria de los aficionados es el 3-2 ante el Real Madrid en la Champions League de 2000-01, o la victoria por 4-3 contra el Girondins Bordeaux en la UEFA de la temporada 2008-09.

La noche del pasado martes 11 de enero, el Galatasaray Spor Kulübü, que dirige Gica Hagi (ex-jugador que consiguió la UEFA con el conjunto de Estambul), tuvo una feliz despedida del estadio con una victoria por 3-1 en la Copa turca sobre el Beypazarı Şekerspor de la segunda división. Aunque el rival no fue quizá el más glamuroso de los que han pisado el estadio en toda su historia, miles de aficionados acudieron para dar su último adiós al recinto. Colin Kâzım-Richards, jugador nacido en Inglaterra e internacional por Turquía, recientemente fichado del Fenerbahçe SK, marcó el último gol del ya mítico Ali Sami Yen de Estambul.

Todo esto ya es historia. La demolición del próximo mes será el primer paso hacia la construcción de un nuevo centro comercial. El Galatasaray estrenará un súper estadio, el Türk Telekom Arena, mucho más alejado del centro de Estambul, pero con una capacidad para más de 52.00 espectadores y que será inaugurado el próximo sábado en un partido contra el Ajax. Sin embargo, los seguidores del Galatasaray, amantes de la tradición, echarán de menos su viejo, pequeño e incómodo 'Infierno'. Por ello, el club ha decidido vender a los seguidores los asientos del antiguo estadio con la leyenda estampada: "Ali Sami Yen hasta el fin".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada