28 noviembre 2011

Las espinilleras


Es de sobra conocido el alto nivel competitivo que exige el fútbol y esto hace que sea un deporte en el que el riesgo de sufrir lesiones obligue a tomar las medidas de precaución. Por eso la utilización de protecciones especificas en el fútbol como es el caso de las espinilleras se hace imprescindible en la práctica del juego y es algo que afortunadamente ya contempla el reglamento para hacer su uso obligatorio en todas las competiciones.

La tibia tiene una gran parte expuesta a lo largo de su superficie anterior intermedia, está directamente bajo la piel y carece de musculos anteriores. Los golpes a la espinilla son los más factibles de causar lesión, incluso de una fractura. Tales heridas son muy dolorosas, porque el periostio, la membrana fina sobre la superficie de todos los huesos, es un tejido abundante en receptores del dolor, por ello las espinilleras son obligatorias en el fútbol profesional según la normativa FIFA que rige a nivel internacional.

Como deciamos anteriormente, son un importante elemento de protección para los posibles golpes que el futbolista puede recibir en esa zona. Hay que tener en cuenta que si bien son una excelente protección, estos productos no evitan la lesión si la patada que se recibe es excesivamente fuerte, por lo que hay que ser intransigentes con el 'juego sucio', sobre todo en las categorías que se están iniciando en el fútbol.

Una buena espinillera se ajusta a la piel y acaba justo debajo de la rodilla, ajustándose bien alrededor del hueso del tobillo. Hoy en día la mayoría de los modelos que existen en el mercado tienen un perfil anatómico y asimétrico, adaptándose perfectamente a cada pierna del jugador. El interior de la espinillera está compuesto por una serie de varas que son las encargadas de amortiguar los golpes que reciben, minimizando el impacto que acusa la pierna. La parte que va en contacto con la pierna trae siempre un relleno blando para que no lastime y sea lo más cómodo posible. El poliuretano que traen en su interior hace que sean más flexibles y se amolden mejor a la espinilla, por lo que las que traen más cantidad de este material son las más cómodas.

La espinillera en general se puede comprar en diferentes tallas (normalmente 5), donde dependiendo de la altura y el tamaño de la persona es el largo que puede tener, yendo aproximadamente desde los 14 centímetros hasta los 25. Las espinilleras infantiles son fundamentales para los niños que están comenzando a jugar al fútbol, ya que los más pequeños sufren muchísimo el dolor en esa zona de la pierna ante un golpe.

Entre los modelos actuales podemos destacar:

- De fibra de carbono. Normalmente son las usadas por los jugadores profesionales. Se realizan a partir de un molde de escayola de las piernas del futbolista y se fabrican con las características requeridas (longitud, protecciones extras, diseño, color del forro, etc...).
- Tobillo extraible. Acolchadas con espuma, incluyen láminas rígidas. Llevan una correa elástica de seguridad y la protección de los tobillos se puede quitar.
- Con calcetín. Ligera y sin costuras, se ajusta con un calcetín de comprensión flexible. No lleva bandas protectoras para los tobillos.
- Protección de tobillos. La tobillera protege contra los golpes en la zona sensible del tobillo y proporciona un soporte adicional. El acolchado perforado aumenta considerablemente la transpiralidad y reduce el peso. Algunas incluyen además protección para la parte posterior del tobillo (tendón de aquiles).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada