28 marzo 2011

La difícil misión de la nueva Italia de Prandelli

Fueron campeones en el Mundial de Alemania 2006 cuando nadie lo esperaba tras una final ante Francia en la que ganaron por penaltis lo que perdieron en 1994 ante Brasil. Pero desde que Grosso marcara el penalti definitivo, la selección italiana se alejó de la senda del triunfo para caer de manera paulatina en el sendero de la derrota. Tras Donadoni y el regreso de Lippi le tocó el turno a Cesare Prandelli, quien tiene la difícil misión de reflotar la nave 'azzurra', haciendo un grupo competitivo en un fútbol que tiene por delante un complicado relevo generacional.

La inercia ganadora del 2006 les llevó a hacer frente a la selección española en la Eurocopa 2008, que sólo pudo pasar en los penaltis, pero cayeron con estrépito en la primera fase de la Copa Confederaciones de 2009 y el Mundial de Sudáfrica. El próximo reto estará en la Eurocopa de 2012, adonde se encamina con paso firme en su grupo de clasificación, y para ello Prandelli cuenta con una mezcla de veteranos y jóvenes valores. La realidad es que no sobra el talento en el fútbol italiano, y la selección es un fiel reflejo de lo que sucede en una liga que ha perdido buena parte de su valor.

Sin embargo no creo que la actual selección italiana carezca de posibilidades. Es un equipo que procura jugar con el balón a ras de césped, a imagen y semejanza de la Fiorentina que con buen gusto dirigiera Prandelli, aunque admite un balón largo si así lo exige el guión. Un grupo competitivo que puede dar problemas a cualquiera, pero carece de la calidad que habitualmente ha tenido Italia. No tienen el 'fuoriclasse' que ha destacado sobre el resto en las últimas décadas, desde Roberto Baggio hasta Totti pasando por Mancini, Zola o Del Piero, la defensa no tiene nombres como los de Nesta, Cannavaro o Panucci, por no hablar de los Baresi o Maldini, y tampoco poseen un delantero como Vialli, Signori, Vieri o Inzaghi.

La portería tampoco disfruta de la bonanza de los últimos años, cuando había mucho y bueno donde elegir y se veían porteros como Toldo o Peruzzi en el banquillo, pero siguen contando con Buffon, ya recuperado de su lesión de espalda, y eso es una garantía. Tras él están guardametas como Emiliano Viviano (Bologna) y Salvatore Sirigu (Palermo), que están completando una buena campaña en el Calcio.

La defensa está comandada por Chiellini, que ha sido probado como lateral zurdo tanto en la Juventus como en la selección, pero su sitio está en el centro. Le suele acompañar su compañero juventino Bonucci, y Ranocchia es la opción que más gusta de cara al futuro. Prandelli gusta de laterales con recorrido ya que acumula jugadores en el centro del campo, y los titulares en el último partido fueron Maggio por la derecha, que suele jugar de centrocampista, y Balzaretti por la izquierda. Cassani y los jóvenes Santon y Criscito, más defensivo, son las otras alternativas.

El centro del campo es donde más calidad aúna Italia en estos momentos, sin embargo, a jugadores como De Rossi o Montolivo les cuesta rendir en la selección como lo hacen en sus clubes. No hay que olvidar a Pirlo, ahora lesionado y que sigue siendo el jugador con más clase del centro del campo italiano. Por otra parte, existe polémica en Italia ya que De Rossi no ha sido incluido en la última convocatoria debido al código ético de Prandelli: si un jugador ha sido sancionado en su club por conducta antideportiva tampoco estará en la selección. Prandelli alegra, no sin razón, que con sus clubes también representan a Italia, y quizá le sirva al romano para pensárselo mejor.

El ítalo-brasileño Thiago Motta es la última gran novedad, un jugador que no goza de buena prensa en España pero que es considerado un buen centrocampista en Italia, donde fue clave en el triplete del Inter. Difícil lo tendrá para arrebatarle el puesto a De Rossi o Pirlo, pero ante Eslovenia, en su segundo partido como internacional, ya fue el que marcó el gol de la victoria. Aquilani, que ha recuperado las buenas sensaciones en la Juventus tras un año poco fructífero en el Liverpool, y su compañero Marchisio son otras alternativas, además de Mauri, más ofensivo.

La delantera, a pesar de no tener los nombres mencionados de anteriores generaciones, posee un buen ramillete de alternativas. La delantera titular de Prandelli suele estar formada por la antigua dupla de la Sampdoria, Pazzini y Cassano, hoy en Inter y Milan respectivamente. Cassano es sin duda el mayor talento actual de Italia, pero es irregular y parece que nunca está en la forma más idónea. No obstante ha dejado detalles interesantes en los últimos encuentros de la selección.

Pazzini, que curiosamente era suplente en la Fiore de Prandelli y que sólo ha marcado un gol como internacional, suele ser el titular. Otras opciones son Matri, que está creciendo en Turín, Rossi, protagonista de una gran campaña en Villarreal, Giovinco, que empieza a entrar en las convocatorias, Borriello o Gilardino, sin olvidar al polémico Balotelli además de Quagliarella, que está lesionado. Sorprende la ausencia del veterano Di Natale, máximo goleador del Calcio y en un gran momento de forma.

Italia es primera del Grupo C tras cinco partidos con trece puntos, seis más que Eslovenia y Serbia, y tiene el pase a la Eurocopa de Polonia y Ucrania bien encarrilado. Será allí donde muestren la verdadera medida de sus posibilidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada