03 marzo 2011

DE GUANTE BLANCO: Sepp Maier

Considerado el mejor guardameta alemán de todos los tiempos, Sepp Maier, tuvo el mundo en sus manos en la década de los 70, cuando conquistó todos los titulos posibles, tanto a nivel de selección como a nivel de clubes. Gracias a sus grandes reflejos y seguridad bajo los palos, se convirtió, sin duda, en uno de los mejores porteros de la historia del fútbol.

Josef Dieter Maier nació el 28 de febrero de 1944 en Metten, en la región de Baviera (Alemania). Su carrera futbolística comenzó a los 8 años en el TSV Haar, equipo de las afueras de Múnich. En aquel entonces, Maier jugaba como delantero. Sus compañeros de equipo y su entrenador no opinaban que estaba capacitado para la tarea, así que tuvo que enfundarse los guantes. "Eres el más vago y el más gordo de todos, tú a la portería", cuenta Sepp Maier que le dijeron en los inicios de la que sería una trayectoria brillante. Aquel joven inexperto le encontró el gusto a eso de evitar goles. Gracias a su talento, recaló en las categorías inferiores del FC Bayern de München en 1959, cuando apenas contaba 15 años.

Su fichaje por el conjunto muniqués fue el pistoletazo de salida a una carrera extraordinaria, ya que solo tres años después firmó su primer contrato como profesional y logró la titularidad bajo los palos. Tras conseguir el ascenso a la Bundesliga, Maier se convirtió en uno de los artífices del éxito del conjunto bávaro. Junto a Franz Beckenbauer y a Gerd Müller, Maier formó el legendario eje de los muniqueses en la década de los 70, en la que conquistaron 4 Bundesligas (1968-69, 1971-72, 1972-73 y 1973-74), 4 DFB Pokal (1965-66, 1966-67, 1968-69 y 1970-71), 3 Copas de Europa (1973-74, 1974-75 y 1975-76), 1 Copa Intercontinental (1976) y 1 Recopa de Europa (1966-67).

Pero Maier no solo atesora un pasado glorioso con el Bayern, sino también con la selección de la República Federal de Alemania. Fue internacional juvenil en 11 ocasiones entre los años 1961–1962. Un año más tarde pasó a la selección amateur, cuya portería defendió en 4 ocasiones, y en 1966 debutó con la selección absoluta, en la que jugó un total de 95 partidos, convirtiéndose en el portero que más veces ha vestido la camiseta de la 'Mannschaft'.

Fue Campeón en el Mundial de Alemania'74 y participó, además, en los Mundiales de Inglaterra'66 (en la que Alemania fue subcampeón), México'70 y Argentina'78. También fue Campeón de Europa de Naciones en la edición de Bélgica'72, y participó en la edición de Yugoslavia'76 (en la que la RFA quedó en segunda posición al peder en la final por penaltis ante Checoslovaquia). Sin duda, un palmarés prácticamente inigualable. A lo largo de su vida profesional recibió gran cantidad de premios a título personal. Fue galardonado hasta en tres ocasiones con el premio de 'Jugador Alemán del Año' (1975, 1977 y 1978) y fue distinguido como 'Mejor portero alemán del Siglo XX'. En la clasificación mundial de mejor portero del siglo ocupó la cuarta plaza, por detrás de Lev Yashin, Gordon Banks y Dino Zoff.

La carrera de 'Die Katze von Anzing' (el gato de Anzing), apodo que se ganó gracias a su agilidad y seguridad, tuvo un abrupto final en julio de 1979. En un grave accidente de coche, que truncó su carrera, Maier se desgarró el diafragma, sufrió una conmoción cerebral, y se fracturó un brazo y varias costillas. Tras su recuperación, se dedicó plenamente a la construcción de su propio club de tenis, antes de convertirse en preparador de porteros del combinado alemán (1987-2004) y del Bayern de Múnich (1994-2008). Nada más regresar al conjunto muniqués, le encomendaron la tarea de convertir a Oliver Kahn, flamante fichaje procedente del Karlsruhe, en un guardameta de talla mundial, en 14 temporadas de trabajo conjunto, Kahn se erigió como el legítimo sucesor de Maier.

1 comentario:

  1. La última foto es mítica. Vaya dos porteros!

    ResponderEliminar