04 agosto 2010

DORSALES MÍTICOS: 14 Johan Cruyff

Tres Copas de Europa, ocho Ligas holandesas, una Intercontinental, una Supercopa de Europa y varias Copas de Holanda son méritos más que suficientes para que el Ajax retirara el dorsal 14, un número eternamente ligado a Johan. Capaz de rendir en cualquier posición, salvo la de portero, Johan Cruyff siempre se movió más por ambos extremos y la delantera, desde donde agrandó las enciclopedias del Ajax y el fútbol mundial a base de regates, goles y cambios de ritmo, una de sus especialidades.

Hendrik Johannes Cruyff, nació el 25 de abril de 1947 en Weidestraat, un pequeño barrio a las afueras de Amsterdam (Holanda), a medio kilómetro del campo del Ajax. La infancia de Johan estuvo ligada al AFC Ajax, pues con sólo 10 años fue escogido entre otros 300 niños para formar parte de las categorías inferiores del club. Su madre trabajaba como personal de limpieza en el club y convenció al entrenador para que seleccionara a su hijo.

Dentro de la estructura del Ajax pasó rápidamente por todas las
categorías inferiores (incluidos trabajos como el de limpiabotas y cuidador del vestuario), hasta que consiguió llegar a la primera plantilla y debutar con 17 años, marcando el único gol de su equipo el día de su debut frente al Groningen. Se producía así el inicio de la carrera del considerado mejor jugador europeo de la historia, que contribuiría en hacer al Ajax el claro dominador del fútbol del viejo continente, consiguiendo 6 Ligas, 4 Copas, 3 Copas de Europa, 1 Intercontinental y 1 Supercopa de Europa.

La figura de
Cruyff se convirtió en un referente del mundo del fútbol, consiguiendo en tres ocasiones el Balón de Oro, otorgado por la revista francesa France Football, en los años 1971, 1973 y 1974 (estos dos últimos vistiendo ya la camiseta del Barcelona).

La ruptura con el Ajax llegó en la temporada 73-74, cuando el club negoció el traspaso de Cruyff al Real Madrid. Al saberlo el jugador, hizo muestra de una rebeldía que también le caracterizó durante toda su carrera, y decidió fichar por su máximo rival, el Barcelona. Su traspaso se convirtió en el más caro en la historia hasta ese momento (unos 360.000 euros) y firmó un contrato de 12.000 dólares mensuales.

Cruyff se convirtió en el Barcelona en un auténtico ídolo, y es que la afición azulgrana veía en él la única esperanza de que su equipo saliese a flote, pues se encontraba penúltimo en la clasificación de una liga, que hacía catorce años que no ganaba. El equipo dio un giro desde entonces, consiguiendo no perder ni un solo encuentro desde la llegada del 'Flaco', y logrando ganar por fin el campeonato liguero. Acabó la temporada con 24 goles en su haber, destacando un gol 'casi imposible' al Atlético de Madrid.

En las 2 temporadas siguientes el club no consiguió ningún título, aunque Johan continuó marcando la diferencia como estrella futbolística. En la temporada 75-76 jugó 29 partidos de Liga, en los que marcó 6 goles; 10 partidos de Copa, en los que marcó 3 y 9 encuentros de Copa de Europa, marcando 2 goles más. Esa misma temporada comienzan sus problemas con el entrenador, Hennes Weisweiler que derivaron en la destitución del técnico alemán. La temporada la finalizó con 30 partidos de Liga, en los que marcó 14 tantos; 9 de Copa del Rey, en los que anotó 6 goles; y 7 de Copa de Europa, en los que convirtió 5 goles.

En la temporada 77-1978, su última temporada como azulgrana, el Barça consiguió la Copa del Rey, y Johan marcó 11 goles en las 3 competiciones. Sus problemas con la directiva le hacen abandonar el fútbol español.

Tras un breve período de inactividad, acabó fichando por Los Angeles Aztecs en 1979, donde al
término de la temporada marcó un total de 16 goles en 27 partidos y fue elegido el Mejor Jugador de la Liga Americana. La temporada siguiente, en 1980, fichó por los Washington Diplomats, con los que jugó 27 partidos y marcó 10 goles. Se le otorgó por segundo año consecutivo el premio al Mejor Jugador de la Liga. El año 1981 lo empezaría en la Segunda División española, jugando varios meses con el Levante UD al que llegó en el mes de marzo y donde anotó 2 goles en 10 partidos, para posteriormente finalizarlo en Washington de nuevo, jugando 5 partidos en los que marca 2 goles.

Cuando la carrera de Cruyff parecía estar llegando a su fin, fichó de nuevo por el Ajax con la edad de 34 años. Durante sus dos temporadas en el club de su infancia consiguió ganar la liga en ambas, además de una Copa. En su última temporada en el Ajax, la 1982-83, Cruyff creó el penalti indirecto: en lugar de tirar a puerta sirvió una asistencia para su compañero Jesper Olsen, quien le devolvió el pase para que Cruyff pudiera marcar. Esa última temporada resultó especialmente complicada para el jugador, ya que se produjo la muerte de quien había sido para él su segundo padre, el cuidador del campo del Ajax. Cruyff cayó en un bajo estado de ánimo, y el presidente del Ajax llegó a declarar que al jugador le faltaban capacidades para seguir jugando en la primera división neerlandesa, razón por la cual no le renovó el contrato. Y es así como salió a relucir de nuevo el espíritu rebelde de Cruyff, que decidió fichar por el máximo rival del Ajax, el Feyenoord de Rotterdam, contando ya con 37 años. En la que fue su última temporada consiguió hacer doblete, ganando la Liga y la Copa, además de ser designado como mejor jugador de la Eredivisie. Su carrera como jugador no pudo terminar de manera más triunfal.

En septiembre de 1966, debutó en la selección holandesa en un partido
frente a Hungría, marcando el empate a dos definitivo en el último minuto del partido. Con la 'oranje' disputó 48 partidos (33 de ellos como capitán), marcando un total de 33 goles. A pesar de ser un fijo en las convocatorias del seleccionado, tan sólo disputó el Mundial de 1974 en Alemania Federal y la Eurocopa de 1976.

El conjunto holandés del 74 desplegó un juego que pasaría a la posteridad como 'Fútbol Total' y que giraba en torno a la figura de Johan Cruyff. Esta selección sería recordada como la 'Naranja Mecánica', siendo considerada uno de los equipos más grandes de la historia del fútbol. A pesar de la derrota en la final contra el combinado alemán, Johan obtuvo el galardón como Mejor Futbolista del torneo. Al finalizar el Mundial de 1974, amenazó con no volver a disputar otro, pues no estaba de acuerdo con las concentraciones. A esto se sumó la situación política de Argentina en 1978. Como medida de protesta, varios jugadores entre los que se incluía Cruyff, renunciaron a la disputa del mundial.

Tras triunfar como futbolista, Cruyff tomó las riendas del Ajax como entrenador. Le intentó implantar los ideales de 'fútbol total', basado en una obsesión por controlar el juego desde el centro del campo, importancia ofensiva, velocidad de circulación e innovaciones defensivas, donde los zagueros también se tenían que incorporar a posiciones de ataque. Luego se marchó al banquillo del Camp Nou donde se consagró a nivel mundial con su ‘Dream Team’.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada