21 julio 2012

Qué fue de... Brehme

Pese a retirarse hace ya 14 años, los aficionados siguen recordando a Andreas Brehme como uno de los mejores laterales zurdos que se ha visto en la historia del fútbol europeo. Este genial futbolista, nacido en el norte de Alemania y que cosechó sus mayores éxitos en el sur, destacó por su dominio del balón con ambas piernas y muchos llegaron a etiquetarle como uno de los jugadores más elegantes de la época. 

Andreas Brehme nació el 9 de noviembre de 1960 en Hamburgo (Alemania). De familia humilde, comenzó a dar sus primeras patadas en el HSV Barmbek-Uhlenhorst de su ciudad natal donde entró cuando apenas contaba cinco años y estuvo hasta 1980, cuando fue fichado por el 1. FC Saarbrücken, club con el que dio el salto al profesionalismo a los diecinueve años. Con los 'Die Molschder' tan solo jugó una temporada en la que marcó 3 goles en 36 partidos. 

En el verano de 1981 ficha por el 1. FC Kaiserslautern y con sólo 21 años comenzó a forjar su propia leyenda. Con los 'Die roten Teufel' disputó cinco temporadas (en el que a la postre fue el club de su vida) y a cual mejor. Andreas Brehme se convirtió en una figura de la zaga del conjunto alemán. En las temporadas 1983-84, 1984-85 y 1985-86 tuvo su mejor rendimiento goleador marcando 8, 11 y 8 tantos respectivamente, y eso hizo que varios de los mejores clubes de la Bundesliga pusieran sus ojos en el jugador hanseático.

Así, en 1986 ficha por el Bayern de Múnich de Udo Lattek, y es entonces cuando estrena su palmarés como jugador conquistando, ese mismo año, la Liga alemana. Un año más tarde llega al banquillo bávaro un joven entrenador, Jupp Heynckes, que venía de dirigir al Borussia Mönchengladbach, y con el que los 'Die Roten' consiguieron la DFB-Pokal (Supercopa alemana), el subcampeonato liguero (por detrás del Werder Bremen), y cayerón en los cuartos de final de la Copa de Europa ante el Real Madrid de Leo Beenhakker.

A finales de los ochenta y principios de los noventa, el dinero en el fútbol se encontraba en Italia, y en 1988 el FC Internacionale Milano juntó en sus filas a Lothar Matthäus y Andreas Brehme, ambos procedentes del Bayern. El lateral izquierdo fue elegido mejor jugador del año de la liga italiana y un año después el conjunto lombardo firmaba al delantero del VfB Stuttgart Jürgen Klinsmann, que junto a jugadores como Walter Zenga, Riccardo Ferri, Nicola Berti o Giuseppe Bergomi formaron un potente equipo que se alzó con el Scudetto (1988-89), 1 Supercopa de Italia (1989) y 1 Copa de la UEFA (1990-91) durante los cuatro años en los que Brehme permaneció en el escuadra 'nerazzurri'.

Corría el mes de julio de 1992 cuando se anunciaba el fichaje de Brehme por un Real Zaragoza que ese año jugaría la Copa de la UEFA. La misión de traer un jugador como el alemán a un equipo como el Zaragoza no podía ser fácil. El FC Barcelona estaba muy interesado por contar con el teutón, pero la directiva del club aragonés guardaba un as bajo la manga con el que nadie mas podía contar, y es que la mujer de Brehme nació en Utebo (Zaragoza) y ello se convirtió en la mejor arma que tuvo la directiva 'maña' para enganchar al alemán y por fin poder presentar al crack de Hamburgo ante la ilusionada afición. Poco tardó en dejar muestras de su enorme calidad con su extraordinaria capacidad para poner perfectos centros al área, centros que grandes rematadores como Darío Franco o Gustavo Poyet rara vez desaprovechaban. El juego del alemán derrochaba calidad, pero su duro carácter pronto empezó a causarle problemas con el técnico Víctor Fernández al cual no le tembló el pulso y tras varios enfrentamientos comunicó al club que dejaba de contar definitivamente con el jugador. Brehme jugó con el Real Zaragoza 24 partidos de Liga más otros 5 en la UEFA donde hizo 2 goles ante los franceses del SM Caen y ante sus compatriotas del Borussia de Dortmund, ciudad donde fue recibido como un héroe.

En 1993 Brehme volvió al club donde fue mas feliz, el Kaiserslauten. La afición alemana no olvida lo que vivió en el espacio de una semana, en la primavera de 1996, cuando Brehme lloró amarga y desconsoladamente el descenso de su equipo a la 2. Bundesliga (Segunda División) y, pocos días después, se proclamaba campeón de Copa en Berlín. Brehme regresó el año siguiente a la máxima categoría con el equipo palatino y convirtió al Kaiserslautern en el primero y hasta la fecha único equipo alemán que gana la Bundesliga el mismo año de su ascenso.

Fue internacional con la República Federal de Alemania con los que jugó en categoría sub-21 y participó además en la Olimpiada de Los Angeles'84. Con la selección absoluta debutó en 1984, pronto se hizo con un hueco como titular en el lateral izquierdo y jugó los Mundiales de México'86 e Italia'90 (donde llegó su momento de gloria cuando en la final disputada en Roma, marcó el gol de la victoria desde el punto de penalti a cinco minutos del final. Alemania ganaba a Argentina y levantaba de esta manera un título que había perdido cuatro años antes frente a los 'albicelestes'). También disputó las Eurocopas de Francia'84 y Alemania'88. Ya con la selección unificada de Alemania disputó la Eurocopa de Suecia'92 (donde Alemania cayó en la final ante Dinamarca), y el Mundial de Estados Unidos en 1994, donde el conjunto teutón cayó ante Bulgaria en los cuartos de final, partido que fue su despedida de la 'Mannschaft'.

En 1998 el lateral zurdo alemán decidió retirarse con 38 primaveras. Sin embargo seguirá vinculado al mundo del fútbol y en el 2000 inició su carrera como entrenador en el Kaiserslautern donde permaneció dos temporadas. En 2004 firmó como entrenador del SpVgg Unterhaching donde estuvo tan sólo una temporada, tras la cual fue fichado como ayudante de Giovanni Trapattoni en el Stuttgart. En la actualidad trabaja como embajador de la Federación Alemana de Fútbol (DFB), aunque no descarta volver a trabajar como entrenador en un futuro próximo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada