23 marzo 2013

Dragović, un valladar para la zaga austríaca


La temporada pasada el Basilea fue uno de los equipos revelación de la Liga de Campeones y como era de esperar, sus mejores jugadores, como Xhaka o Shaqiri, hicieron las maletas y volaron lejos de St. Jakob Park. Pero este club suizo retuvo a uno de sus pilares, el joven central Aleksandar Dragović, quien está siendo seguido por diversos equipos europeos, a los que ha llamado la atención su actuación en la presente edición de la Europa League.

Aleksandar Dragović nació el 6 de marzo de 1991 en Viena (Austria). De origen serbio, ya que sus padres emigraron del país balcánico poco antes de nacer el propio futbolista. Comenzó su carrera en la cantera del FK Austria Wien, a la que llegó con apenas 7 años. Allí fue subiendo peldaños con el paso de las temporadas, llegando al segundo equipo 'Die Veilchen' en la temporada 2007-08 con solo 17 años. En el conjunto filial se convirtió, con el paso de las jornadas, en un jugador clave, por lo que no pasó desapercibido para Georg Zellhofer, técnico del primer equipo, quien decidió promocionarlo para jugar en la 'tipp3-Bundesliga T-Mobile'. 

Debutó con el primer equipo en 2008 aunque inicialmente lo alternó con el filial 'violeta'. A pesar de ser uno de los clubes más importantes de la liga austríaca, Dragović pronto se consolidó como un jugador de futuro, además de empezar a destacar como mejor jugador del equipo. Jugó alrededor de 67 encuentros de liga marcando un único gol, y ganó la Stiegl-Cup (Copa de Austria) en la temporada 2008-09. Además, su buen hacer hizo que en su último año con el conjunto austriaco fuese considerado como uno de los mejores de la liga austriaca.

En febrero de 2011 fichó por el FC Basel 1893, uno de los conjuntos más importantes de la Raiffeisen Super League. Con el conjunto 'RotBlau' ha conquistado ya 2 Ligas (2010-11 y 2011-12). La pasada temporada realizó una extraordinaria campaña, consiguiendo unos muy buenos registros (28 encuentros y 1 un gol anotado), cifras realmente buenas para el joven jugador. El conjunto dirigido por Heiko Vogel consiguió el doblete al ganar Liga y Copa, además de convertirse en el conjunto revelación de la Champions League donde ganaron al todopoderoso Manchester United  en el Grupo C y pusieron contra las cuerdas al Bayern München en los octavos de final. Esta temporada jugadores, como David Abraham (Getafe CF), Granit Xhaka (Borussia Mönchengladbach) o Xherdan Shaqiri (Bayern München), cambiaron de aires, pero consiguieron retener al joven Dragović, convertido ya en uno de sus pilares. A pesar de ello el club no consiguió clasificarse para la fase de grupos de la Liga de Campeones al quedar eliminados por el CFR Cluj rumano en la ronda previa. Sin embargo actualmente, tras la entrada de Murat Yakin al banquillo de St. Jakob Park, van primeros en Liga, están en las semifinales de la Copa y están clasificados para los cuartos de final de la Europa League donde se enfrentarán al Tottenham Hotspur FC. Realmente estamos ante un futbolista con un magnífico futuro pero a la vez con una ascensión meteórica, muestra de ello son el 'Swiss Golden Player Award' al Mejor Defensa de 2012 y recientemente, ha sido elegido por la UEFA como miembro del equipo ideal de la Europa League en su fase de grupos.

Dragović es un futbolista que destaca sobre todo jugando en el centro de la zaga, aunque también puede hacerlo como pivote defensivo ya que en el cuerpo a cuerpo normalmente suele salir beneficiado y tiene buen control de balón, por lo que realmente es un futbolista comodín para cualquier técnico, ya que lo puede colocar en varias posiciones defensivas. Su buen físico (185 cm. y 79 kg.) y su gran altura hacen que sea una roca en defensa además de ser un rival temible y casi inexpugnable cuando le encaran. Correoso y elegante en la mayoría de las ocasiones, destaca sobre todo por su rapidez en el área, siendo un futbolista realmente ejemplar, efectivo y muy correcto a la hora de hacer la marca al jugador contrario. Hace alarde de una madurez fantástica para su edad, lo que le permite estar concentrado durante los noventa minutos de un partido. Es diestro aunque se maneja muy bien con la pierna izquierda. Posee un gran manejo de balón, es un futbolista fuerte y con personalidad, intimidador y a la vez elegante en el terreno de juego. Tiene facilidad para sacar el balón jugado desde atrás, muy tranquilo normalmente en cualquier jugada, es realmente eficaz en el corte y muy trabajador e incansable en el terreno de juego por lo que da mucha tranquilidad y serenidad a sus compañeros. Aprovecha también su magnifico físico en jugadas de estrategia, siendo muy peligroso en faltas y corners y un gran defensor a balón parado. Además, es un jugador muy limpio, recibe pocas tarjetas y, a pesar de entrar siempre con dureza y no arrugarse yendo al suelo nunca va con mala intención contra el rival.

Internacional por Austria, jugó con los sub-16, sub-17 y sub-19. Dietmar Constantini lo convocó por primera vez con la selección absoluta en la fase de clasificación del Mundial de Sudáfrica, aunque no pudo jugar contra Rumania por una lesión. Finalmente debutó el 6 de junio de 2009 ante Serbia en el campo del Estrella Roja de Belgrado, equipo del que ha confesado ser gran aficionado. Desde entonces ha jugado 19 partidos y se ha convertido en fijo en el conjunto dirigido por Marcel Koller que sin duda bendice esa savia nueva que esta llegando con jugadores como David Alaba, Andreas Weimann, Marco Arnautović o el propio Dragović para una selección que necesita de estos jugadores para optar a cotas mas altas.

En el Basilea tiene contrato hasta junio de 2015, aunque es muy posible que este verano pueda cambiar de aires, ya que son varios los clubes europeos (AC Milan, AS Roma, Borussia Dortmund, FC Zenit, Arsenal FC) que han sonado como futuro destino para el zaguero austriaco. Otro de ellos es el Atlético de Madrid que busca a jugadores jóvenes que aún no hayan explotado y que por esa razón tengan un coste asumible para las arcas del conjunto madrileño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada