26 abril 2012

Nike T90 Tracer DOMA (Copa América 2011)


Si hace algunos post sobre balones viajabamos a Argentina para ver el balón del Mundial de 1978, hoy volvemos a las tierras del Río de la Plata para hablar del Total 90 Tracer DOMA, balón de la firma americana Nike, con el que se jugó la Copa América de 2011, y con el que la selección uruguaya de los Suárez, Forlán, Muslera o Cavani, se proclamó campeón por decimoquinta vez en su historia.

En 2011, la 43ª edición de la Copa América desembarcaba en Argentina, país que ya había organizado este prestigioso torneo en las ediciones de los años 1916, 1921, 1925, 1929, 1937, 1946, 1959 y 1987. Para esta ocasión, la firma norteamericana Nike (proveedora oficial del balón del torneo desde la edición de Perú 2004) puso a disposición de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) el Total 90 Tracer DOMA, que fue presentado el 15 de abril de 2011 en el Estadio Ciudad de La Plata con la presencia del ex jugador brasileño Ronaldo y el entrenador argentino Alfio Basile.

Tanto su nombre como su diseño remiten a las raíces gauchescas y la tradición de la doma, con elementos insignia como los colores azul cielo y blanco de la bandera argentina o las espuelas y los estribos, rindiendo claro homenaje a las costumbres argentinas (el mate, el poncho, los gauchos) que identifican al pueblo argentino en todo el mundo. Según los diseñadores de la empresa estadounidense, los principales atributos de este balón eran la precisión, la consistencia y el toque, asegurando que el nuevo balón tenía un sistema a 360 grados que aseguraba un contacto total y máxima respuesta en todos los puntos de contacto. Este modelo fue diseñado y producido para permanecer estable en el vuelo e ir exactamente donde los jugadores quieren que vaya. Gracias a sus paneles geométricos (12 pentágonos curvos y 20 hexágonos) que permiten distribuir la presión con mayor uniformidad en toda la superficie del balón, éste responde con la misma consistencia cuando recibe el impacto en cualquiera de sus paneles. Además, sin importar cómo el jugador esté manejando el balón, al recibirlo, atraparlo, regatear, pegarle o pasarlo, tendrá una excelente respuesta al golpeo.

El sistema único de cubierta del Total 90 Tracer, está diseñado en una estructura de cinco capas, facilitando el control del balón por parte de todos los jugadores. En su capa exterior lleva una cubierta microtexturada, cosida a mano, que revela su confección artesanal y garantiza la durabilidad del balón. Además, provee estabilidad aerodinámica y retención de la forma. La segunda capa es una espuma de nitrógeno expandido reticulado que garantiza una sensación de suavidad constante en todas las condiciones climáticas. Le sigue una capa de respuesta hecha en goma que almacena la energía del impacto y la libera en el lanzamiento. La cuarta capa es una tela soporte de poliéster que realza la estructura y la estabilidad. La quinta y última capa es una cámara de látex con seis aletas de carbono que distribuye por igual la presión para una perfecta sensibilidad y equilibrio.

Este balón también fue utilizado en la AFC Asian Cup de Qatar 2011, donde el diseño cambió ligeramente con respecto al DOMA. Se incluyeron tonos ocres y negros y además se acentuó la presencia del logotipo del torneo. También se utilizó este modelo en la Golden Cup 2011 disputada en los EE.UU., así como en la Copa Libertadores, Copa Sudamericana y Campeonato Brasileirão del mismo año. Además, en Europa, este balón, bajo el nombre de T90 Tracer Match, fue utilizado como balón oficial durante la temporada 2010-11 en las tres ligas más importantes de Europa: la Liga BBVA (España), la Barclays Premier League (Inglaterra) y la Serie A (Italia). El diseño en estos casos era similar al DOMA, aunque utilizaba colores más atrevidos (rojo, rosa y azul) e incluía los logotipos de las ligas mencionadas anteriormente. También hubo versiones en amarillo, que fueron utilizados en los citados campeonatos durante la época invernal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada