09 julio 2014

El año que mis padres se fueron de vacaciones


Título Original: O ano em que meus pais saíram de férias
Año: 2006
Duración: 104 min.
País: Brasil
Director: Cao Hamburger
Guión: Cláudio Galperin, Cao Hamburger, Bráulio Mantovani, Anna Muylaert y Adriana Falcão
Reparto: Michel Joelsas, Germano Haiut, Daniela Piepszyk, Simone Spoladore, Caio Blat, Eduardo Moreira, Paulo Autran, Gabriel Eric Bursztein, Felipe Hanna Braun, Haim Fridman, Liliana Castro, Rodrigo dos Santos
Productora: Gullane Films / Vértigo Films
Género: Drama

En 1970, Brasil y el resto del mundo están revolucionados, en el país sudamericano había un fervor enfermizo por la selección de fútbol, que iba a participar en el mundial de México con jugadores como Pelé, Tostão, Gerson, Rivelino y Jairzinho, y a la vez se sufrían las consecuencias de una cierta represión política contra los ciudadanos contrarios al régimen militar de Emílio Garrastazu Médici.

La vida de Mauro, un joven de 12 años, forofo de la canarinha, da un giro brusco cuando repentinamente sus padres abandonan Belo Horizonte para irse de vacaciones. Con lo que parecen unas prisas desproporcionadas deciden dejar a Mauro en São Paulo con su abuelo. Al llegar al distrito de Bom Retiro sus padres se despiden en la puerta de la casa, sin darse cuenta de que el abuelo acaba de morir. Mauro se queda solo. Le hospedará entonces un vecino, Schlomo, judío, solitario y algo huraño, que a regañadientes acogerá finalmente al niño. Pronto se sabe que sus padres no se han ido de vacaciones, sino que son opositores políticos del gobierno y que han huido de la represión. Con los días, Mauro hará algunas amistades de su edad y se acostumbrará a vivir con su protector, pero siempre con la esperanza de que un día sus padres regresen.

Hamburger nos trae esta gran película (fue elegida para representar a Brasil en los Oscar de 2008) que ofrece una buena ambientación de la vida brasileña de los 70, centrada en lo que acontece en un pequeño barrio, donde los inmigrantes de distintos orígenes étnicos, religiosos y políticos, como italianos, griegos, negros y sobretodo judíos, conviven. La cinta traza una historia con miras a un objetivo ternurista, conmovedor, mucho más encaminado a satisfacer levemente que a provocar

Hamburger muestra los mejores momentos del Mundial de México'70 y, para completar el complejo escenario, está la opresión y la violencia de uno de los momentos más intensos del régimen militar. La cinta nos habla de soledades, de ausencias y de tristeza contenida, pero siempre desde el optimismo, cuando los obstáculos se salvan con la ayuda de la gente que tienes a tu lado. Es cierto que el guión recurre en exceso a las escenas de la revuelta, seguramente porque hace más tangible y real la dictadura, pero durante toda la cinta queda como algo soterrado de lo que Mauro es ajeno.

Pero al final se llega a lo inevitable, a donde todos sabíamos que se iba a llegar. El fútbol no es más que una excusa para Mauro y para todos los protagonistas en general, para no hacer frente a la realidad que los atrapa. Lo importante es que no todo ha sido en vano ya que por mucho que la realidad sea dura como al final se aprecia, el proceso de su descubrimiento es vital y el cóctel descrito en esta película nos enseña que siempre se puede ver el mundo con otros ojos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada