24 diciembre 2013

DE GUANTE BLANCO: Zubizarreta

Seguidor de la tradición de porteros vascos como Arconada y, especialmente, Iríbar, del que es confeso admirador. Zubizarreta fue un portero sobrio, poco dado a los adornos estéticos, pero destacaba por su gran sentido de la colocación, su seguridad, su habilidad en el uno contra uno, el dominio del juego aéreo, y su gran carácter y personalidad. Fue uno de los líderes del FC Barcelona, y capitán del equipo durante varias temporadas. 

Andoni Zubizarreta Urreta nació el 23 de octubre de 1961 en Vitoria, municipio de la provincia vasca de Álava (España). Vivió durante su infancia y adolescencia en el pequeño municipio guipuzcoano de Aretxabaleta, donde se inició jugando en el club local, la UD Aretxabaleta, con el que debutó como futbolista senior jugando en categoría regional. En 1978 fichó por el Deportivo Alavés, que por aquel entonces militaba en la Segunda División, aunque fue integrado en su equipo filial, el Alavés Aficionados, de Tercera División. Allí comenzó a hacerse un nombre como promesa en el fútbol español, e importantes equipos de comenzaron a seguir al joven portero.

El Alavés, necesitado de dinero, llegó a un acuerdo en agosto de 1980 para venderlo al Athletic Club de Bilbao a cambio de 30 millones de pesetas (unos 180.000 euros) y un partido amistoso. Aunque el jugador seguiría cedido una temporada más en el Alavés, como recambio de Enrique Basauri, portero titular del cuadro blanquiazul. Sin embargo, en el transcurso de la temporada 1980-81 fue repescado por el Athletic, que lo incorporó al Bilbao Athletic, su equipo filial, con el que jugó siete partidos en la Segunda División B.

Integrado en la primera plantilla del Athletic de cara a la temporada 1981-82, debutó en la Primera División, de la mano de Javier Clemente, el 19 de septiembre de 1981 ante el Atlético de Madrid. Zubizarreta fue el portero titular del legendario Athletic que, con el técnico de Barakaldo en el banquillo, conquistó 2 Ligas consecutivas, en las temporadas 1982-83 y 1983-84, 1 Copa del Rey (1983-84) y 1 Supercopa de España (1984). Durante su estancia en Bilbao, destacó por su gran regularidad y de las cinco temporadas que permaneció defendiendo la portería de San Mamés solo se perdió uno de los 170 partidos de Liga, debido a que en una jornada de la temporada 1984-85 se convocó una huelga de futbolistas y todos los equipos jugaron con sus filiales, por ello es el jugador alavés que más partidos ha disputado hasta el momento con el club bilbaíno.

En 1986, fichó por el FC Barcelona, club donde conseguiría su plenitud futbolística y sus mayores éxitos profesionales. A pesar de unos inicios muy difíciles (nada más llegar, le quitó el puesto a Urruti, que era un ídolo para la afición 'culé'), acabó demostrando su valía gracias a la confianza del técnico inglés Terry Venables, y pudo desarrollar una gran temporada, la 1986-87, en la que acabó ganando el 'Trofeo Zamora', al ser el portero menos goleado de la Liga española de fútbol, con 29 goles encajados en 44 encuentros.

Los ocho años en que defendió la portería del Barcelona son considerados el período más brillante de la historia del club hasta la llegada de Guardiola al banquillo 'culé'. Allí llegaría a ser un ídolo y emblema de los aficionados barcelonistas. Fueron los años del llamado 'Dream Team' de Johan Cruyff, en los que compartió vestuario con jugadores como Amor, Bakero, Nadal, Ronald Koeman, Michael Laudrup, Stoichkov, Guardiola, Ferrer o Romário. Con el equipo 'azulgrana' jugó un total de 481 partidos (301 de Liga), consiguiendo un impresionante palmarés: 4 Ligas (1990-91, 1991-92, 1992-93 y 1993-94), 2 Copas del Rey (1987-88 y 1989-90), 2 Supercopas de España (1991 y 1992), 1 Copa de Europa (1991-92), 1 Recopa de Europa (1988-89) y 1 Supercopa de Europa (1992). Además, a título individual, consiguió el 'Trofeo Zamora' en la temporada 1986-87 y fue elegido por la IFFHS como segundo mejor portero del Año 1992, por detrás del danés Peter Schmeichel.

Salió del Barcelona tras la debacle en la final de la Champions League de 1994 ante el AC Milan, Zubizarreta fue señalado como uno de los culpables y el club decidió no renovar su contrato. Las ofertas no se hicieron esperar, pudo jugar en Francia, Inglaterra, Japón, en el Real Betis, CD Tenerife... pero firmó por el Valencia CF un contrato de 2 años. La ilusión volvía a la ciudad del Turia de la mano del presidente Paco Roig que incorpora en esa temporada a jugadores como Otero, Juan Carlos, Salenko, Mazinho, Engonga, Romero, Poyatos, Maqueda o Clotet. Al finalizar su contrato se le presentó la posibilidad de jugar en Inglaterra (una de sus mayores ilusiones), pero finalmente renovó con el equipo levantino por otros dos años. En las cuatro temporadas que jugó Zubizarreta en el Valencia hay una gran inestabilidad institucional que deriba en un constante baile de entrenadores (Parreira, Rielo, Aragonés, Valdano y Ranieri) por el banquillo de Mestalla. Es por ello que no se consiguen mayores éxitos que los subcampeonatos en la Copa del Rey (1994-95) y otro subcampeonato en la Liga (1995-96). A pesar de ello, la encuesta realizada por la revista 'Don Balón' en la temporada 1996-97, designó a Zubizarreta como el mejor portero de la liga española esa temporada. Se retiró en 1998 (tenía la opción de seguir jugando una temporada más en el Valencia) habiendo acumulado un impresionante palmarés y con el récord de haber sido el primer jugador de la historia en haber jugado más de 50.000 minutos en la Liga española. En total, Zubizarreta disputó 622 partidos en Primera División, en los que encajó 625 goles.

Internacional con España, jugó 12 partidos con la sub-18, 1 con la sub-19, 17 con la sub-21 y 1 con la selección olímpica. Su primera convocatoria con la selección absoluta se produjo en el inolvidable España-Malta, de diciembre de 1983, siendo suplente de Paco Buyo. Debutó, de la mano de Miguel Muñoz, el 23 de enero de 1985 ante Finlandia en el Rico Pérez de Alicante cuando sustituyó en la segunda parte a Luis Miguel Arconada. Jugó un total de 126 partidos con la camiseta de España, encajando 99 goles. Disputó cuatro Mundiales consecutivos (México'86, Italia'90, USA'94 y Francia'98), en los que jugó en 16 partidos, todos ellos como titular. También ha participado en tres Eurocopas, la de Francia'84, Alemania'88 e Inglaterra'96, aunque solo jugó en las dos últimas ya que Arconada jugó íntegramente el torneo en tierras francesas.

Durante su carrera, siempre se escucharon voces pidiendo el relevo en la portería de la selección. En especial en los 4 o 5 últimos años de su carrera, pero en Javier Clemente encontró a un seleccionador que no sólo atendía a sus afinidades personales, sino que hacía bandera de la parcialidad. Clemente lo mantuvo los últimos cuatro años defendiendo la portería de España ya fuera en buena forma, en baja y hasta recuperándose de una lesión. Tanta lealtad, que llegó a rozar la prevaricación, tumbó a España en el Mundial de 1998, donde Zubizarreta tuvo una tarde negra ante Nigeria, hecho que volvió al público nacional contra quien había sido uno de sus héroes en épocas pasadas. 

Tras su retirada de los terrenos de juego, ha colaborado como comentarista en diferentes medios de RTVE: en 1998 para el programa 'Tablero Deportivo' de RNE y durante las temporadas 1999-00 y 2000-01 en TVE para los partidos de la Champions League. En 2001 es nombrado director general deportivo del Athletic Club durante tres temporadas. Posteriormente trabajó para la RFEF como nexo de unión de las relaciones de los jugadores de la selección y la prensa, así como directiva y selecciones inferiores, dedicándose también a la promoción de la candidatura española para la Eurocopa de 2004. Asimismo, formó equipo, entre otros, con Juan Antonio Corbalán y Jorge Valdano en 'Make a Team', consultoría deportiva dependiente del grupo Ernest & Young. En julio de 2010, con la llegada de Sandro Rosell a la presidencia del FC Barcelona, fue nombrado director deportivo del club azulgrana, en sustitución de Txiki Begiristain.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada