07 enero 2012

Fuera de juego

Título Original: Fever Pitch
Año: 1997
Duración: 102 min.
País: Gran Bretaña
Director: David Evans
Guión: Nick Hornby (Novela: Nick Hornby)
Reparto: Colin Firth, Ruth Gemmell, Neil Pearson, Bea Guard, Lorraine Ashbourne, Mark Strong, Holly Aird, Luke Aikman, Richard Claxton, Ken Stott, Peter Quince, Charles Cork, Bob Curtiss
Productora: Channel Four Films / Scala Productions / Wildgaze Films / Phaedra Cinema
Género: Comedia

Basada en el genial libro 'Fiebre en las gradas' de Nick Hornby, guionista de la cinta, nos muestra la relación de un profesor con sus dos amores: el Arsenal y su novia. David Evans es el encargado de llevar a la gran pantalla este típico triángulo amoroso en clave de humor... aunque no tan típico, si se trata de un hombre, una mujer y un equipo de fútbol.

Paul Ashworth es un hombre de mediana edad, profesor de literatura inglesa, eterno adolescente aunque interesante y culto, que lee a Steinbeck y a Lord Byron, pero vive obsesionado con el fútbol y es un aférrimo seguidor del Arsenal. Cuando conoce a Sarah, profesora en el mismo instituto que Paul, que detesta el fútbol, se verá forzado a reevaluar su vida drásticamente. Por una parte está su chica, pero por otra la única pasión que le ofrece alegrías y penas, en la que basa gran parte de su vida, y además la única que le hace sentirse orgulloso de su identidad británica.

Es una comedia romántica, algo previsible, pero única. Sorprende por su inteligencia, siendo el fiel reflejo de tantas parejas de novios, aquellos que siguen a pies juntillas aquello de 'los domingos por el fútbol me abandonas'. Esta cinta va dirigida al aficionado de tribuna, de cerveza y bocadillo, y a esa extraña fuerza que le arrastra a sufrir, a gritar, a llorar y a reír, a cantar, a saltar, y a todas esas sensaciones que despierta el mundo del fútbol. Además lo hace de una manera muy acertada. Las actuaciones no brillan demasiado, sobre todo porque la historia de amor está un poco 'metida con calzador' y resta credibilidad al resto de la película. Falta química entre la pareja protagonista pero es en esos momentos donde Colin Firth hace de forofo y nos hace disfrutar de sus dotes interpretativas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada