16 junio 2011

The match (El partido)

Título Original: The match (The beautiful game)
Año: 1999
Duración: 95 min.
País: Gran Bretaña
Director: Mick Davis
Guión: Mick Davis
Reparto: Max Beesley, Laura Fraser, Richard E. Grant, Ian Holm, Neil Morrisey, Tom Sizemore, Iain Robertson, Bill Paterson, Samantha Fox
Productora: Polygram Filmed Entertainment / Propaganda Films / Irish Dreamtime
Género: Comedia

Esta cinta nos muestra una comedia amable y con una lección de superación personal y colectiva. Es otra de esas buenas películas a las que tan acostumbrado nos tiene el cine británico de los últimos años. Tiene algunas lagunas narrativas, aunque estas no afectan el sentido general de la trama. Sus personajes consiguen elevar una historia que a nadie pillará desprevenido. La cinta capta perfectamente el apasionado espíritu que tienen los británicos por el deporte rey. No es insólita, no es trascendente, pero es simpática y entrañable, y a veces, si tenemos en cuenta otras películas, esto es más que suficiente.

El film, ópera prima del director Mick Davis, se centra en la pequeña localidad escocesa de Inverdourne, en donde la vida transcurre sin emociones. Wullie Smith sigue, como siempre, con su trabajo de repartidor de leche y enamorado de la bella Rosemary. Pero la vida en Inverdourne se verá alterada por la disputa por la clientela del lugar entre los dos únicos pubs que existen en la zona. El Benny's Bar, un desvencijado hogar de acogida para la clientela más humilde, y el Le Bistro, un monumento al snobismo que amenaza con eliminar de la existencia a sus competidores menos pudientes. La disputa se resolverá de forma salomónica tras el resultado del partido de fútbol que enfrentará ambos bandos. Wullie, ayudado por su amigo Buffalo, se hará cargo de entrenar uno de los dos conjuntos.

La historia es mínima y para nada complicada. Los conceptos quedan muy claros desde el principio, y los buenos son muy buenos y los malos, muy malos. El acierto principal de Mick Davis es el retrato costumbrista que hace del pueblo escocés que, mezclado con algunos gags muy divertidos provoca más de una sonrisa al espectador. Como toda película costumbrista, el elenco de secundarios cobra más importancia de lo habitual y son interesantes algunas de las historias que se derivan de ellos, como la relación entre Buffalo y la madre de Rosemary. Su arco es limitado, pero apreciamos una interesante evolución psicológica en muchos de los personajes. Cabe destacar la del protagonista, el joven Wullie, quien carga desde muy pequeño un enorme sentimiento de culpabilidad por un hecho que vemos mediante el único flashback de la película.

La escena final, que es la típica y tópica de la inmensa mayoría de películas sobre fútbol, es decir, el partido definitivo donde los dos equipos se juegan el todo por el todo, adquiere en The Match una significación mayor que en el resto de films, y es que Davis aprovecha la excusa para rendir homenaje a los inicios del fútbol, a los jugadores pioneros de este deporte inventado en la Gran Bretaña. Así, podemos ver como uno de los dos conjuntos viste con la equipación tradicional de los equipos de antaño. Por cierto, un partido final muy bien filmado por Davis, que nunca pierde de vista el balón, crea jugadas muy creíbles y utiliza el ralentí adecuadamente para remarcar las situaciones más trascendentales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada