11 junio 2011

ANÁLISIS EF: Comienza la Eurocopa sub-21


Hoy arranca el XVIII Campeonato de Europa sub-21 que durará hasta la final del próximo 25 de junio, donde quieren estar los hombres de Luis Milla que no se pondrán en liza hasta mañana frente a Inglaterra. Las ocho selecciones inmersas en esta gran aventura lucharán por el cetro europeo que levantó Alemania en 2009 o, como mínimo, conseguir un billete para los Juegos Olímpicos de 2012; algo que sólo lograrán los tres primeros.

A un día para que se produzca el debut español, aprovechamos la ocasión para revisar uno por uno a los 23 convocados de 'La Rojita'.

PORTEROS:

David de Gea: Está llamado a ser el sucesor de Casillas en la absoluta. Pese a ser portero, puede considerársele como una de las grandes figuras del equipo español. No obstante, hablamos de un chaval que aún tiene muchas cosas que aprender para llegar a lo más alto. En Dinamarca tiene una gran oportunidad para seguir creciendo. En el Atleti ha demostrado unas muy buenas cualidades, aunque debe mejorar en seguridad y no quedar como un portero resuelvepartidos esporádico. Parece evidente que la próxima temporada jugará en Old Trafford, lo que sería un paso importantísimo en su carrera, pero todavía no ha confirmado su fichaje por el United.

Rubén Miño y Diego Mariño: En teoría, sólo tendrían minutos si España resuelve su pase a semifinales en la segunda jornada o si De Gea se lesiona, no cumple o no está bien. La diferencia con el primero es que, ahora mismo, ambos tienen en sus clubes el paso cerrado: Miño, con Víctor Valdés en el Barça y Mariño, con Diego López en el Villarreal. Pese a todo, por ejemplo, Miño ha acompañado al Barça en el Mundial de Clubes y llegó a participar en una Supercopa de España. Este año ha tenido la confianza de Luis Enrique en el filial y le ha venido bien. De Mariño, podemos destacar que este curso en Segunda estuvo 295 minutos seguidos sin encajar un gol.

DEFENSAS:

Mikel San José: El central del Athletic, pese a su juventud, ya ha vivido la experiencia de jugar en el extranjero. Nada menos que en un club como el Liverpool, donde partió al equipo de reservas y entrenó a las órdenes de Rafa Benítez. Destacó tanto que en Bilbao no se conformaron con su cesión sino que insistieron hasta recomprarle del todo. Él mismo reconoce que debe mejorar algunos fallos puntuales a la hora de defender, pero Joaquín Caparrós le ha dado minutos este año y se ha ganado un sitio en La Catedral, pese a que ha tenido molestias en la espalda que le han impedido estar al cien por cien.

Álvaro Domínguez: Esta campaña no ha estado a la altura de la anterior, cuando dio el salto y despuntó a la par que De Gea. Entre otras cosas, porque su rendimiento inicial no contentó a Quique Sánchez Flores y el técnico le hizo desaparecer del once. Es central pero puede actuar también como lateral izquierdo. Va bien por alto, aunque no es muy rápido y, por ello, ha de procurar anticiparse más a los contrarios. Si rinde a su máximo nivel, no cabe duda de que debe ser un fijo en la zaga de la sub-21.

Alberto Botía y José Ángel: Qué mejor carta de presentación que decir que ambos jóvenes son pretendidos por el todopoderoso Barcelona para reforzar su plantel. En el caso de Botía, pertenecía al filial del Barça y el club le dejó ir al Sporting guardándose una opción de compra que ahora parece querer ejecutar. Claro que hay rumores que aseguran que el central entraría en operaciones como la del intento de fichar a Cesc Fàbregas. Su buen hacer en Gijón no ha pasado desapercibido y no es el Barça el único interesado. Como tampoco es Botía el único sportinguista que puede acabar en la Ciudad Condal; otro es José Ángel, un lateral izquierdo de largo recorrido que, además, es un portento físico. Rápido, con buen disparo y talento.

César Azpilicueta: Criado futbolísticamente en el Tajonar, y después de competir varios años en Primera con Osasuna, este joven lateral derecho ya sabe lo que es jugar fuera de España. En 2010 fichó por el Olympique de Marsella, aunque el defensa ha manifestado que quiere regresar a La Liga y suena como posible refuerzo para clubes como el Málaga, el Valencia o el Athletic. Lo cierto es que Azpilicueta, una garantía en el lateral, recién sale de una grave lesión en su rodilla izquierda que le ha hecho perderse la temporada en Francia. Aunque si Milla le ha incluido en la lista para el Europeo es porque está totalmente recuperado. Poco antes de su lesión, formó parte de los preseleccionados por Del Bosque para disputar el Mundial de Sudáfrica 2010, aunque al final se quedó fuera.

Víctor Ruiz y Dídac Vilà: Ambos salieron del Espanyol en el pasado Mercado de Invierno, rumbo a Italia. Y no es que no contasen para Mauricio Pochettino; todo lo contrario. Víctor Ruiz se fue al Nápoles a cambio de unos 6 millones de euros, una cifra considerable. El central, que pasó por los escalafones inferiores del Barcelona antes de formar parte del conjunto perico, parece ser de nuevo objeto de deseo del club blaugrana. Es sólo un rumor, pero confirmado por el director deportivo del club napolitano. Lo cierto es que completó una primera mitad de campaña muy buena con el Espanyol. Y lo mismo Vilà. Fruto de ello el AC Milan puso sus ojos en el lateral zurdo y pagó en torno a los 4 millones para llevárselo. Después de unos meses en Lombardía, encara el Europeo con su futuro inmediato sellado: jugará la próxima temporada cedido en la que es su casa, Cornellà El-Prat, cuyo carril izquierdo está seguro.

Martín Montoya: Hace poco que este lateral diestro del Barça B debutó con la sub-21. Con el filial azulgrana, ha sido indiscutible a lo largo de toda la temporada en Segunda División. Y ahora se le relaciona con equipos de Primera, como el Mallorca o, con más fuerza, el Real Betis. Lejos de preocuparse por su futuro, Montoya debe centrarse en este Europeo, el mejor de los escaparates posibles.

CENTROCAMPISTAS:

Javi Martínez: Contar con él es un privilegio para Milla. De hecho, el Athletic pidió a la Federación Española que liberase al jugador para que no tuviese que disputar el Europeo sub-21 de Dinamarca, puesto que el pasado verano jugó el Mundial con la absoluta y arrastra un exceso de partidos que, apuntan desde el club bilbaíno, le está pasando factura. Pero el seleccionador no lo ha consentido, pues le considera un hombre clave. Javi Martínez, pretendido por el Real Madrid de un tiempo a esta parte, es un verdadero portento físico. Es el oxígeno en el centro del campo de Los Leones, y ahora lidera la medular de la sub-21. Y no sólo es un centrocampista de físico, presión y corte, sino que posee una gran técnica y buena llegada al área rival. Su aportación en el centro del campo será vital para mantener un equilibrio.

Dani Parejo: El propio Milla reconoce que Parejo tiene las condiciones idóneas para triunfar, siempre y cuando alcance un grado de madurez que aún no tiene. No es indiscutible, pues la competencia es fuerte, pero sí un jugador importante en la creación del juego, al que le gusta sumarse con libertad al ataque y que, a buen seguro, tendrá minutos. Milla quiere que dé un paso al frente y este Europeo es una gran oportunidad para hacerlo. Al míster le preocupa que se distraiga pensando en su futuro, aunque parece que ya lo tiene hecho con el Valencia. Sus dos buenas temporadas en Getafe le abren el camino para seguir creciendo.

Rubén Pérez: Acaba de descender con el Dépor, lo que no significa que su actuación durante la temporada haya pasado desapercibida. Es un pivote defensivo muy correcto desde el punto de vista táctico que debe mejorar en otras labores. Su futuro para el curso que entra es incierto: por un lado, clubes de Primera como Mallorca y Betis quieren su cesión; por otro, Lendoiro no está dispuesto a poner fácil su salida. Si aprovecha los minutos que juegue en Dinamarca, la presión de sus pretendientes puede ser mayor, e incluso pueden salirle nuevas novias.

Ander Herrera e Iker Muniain: Pocas características tienen en común estos dos futbolistas, que el próximo año serán compañeros también en el Athletic. La razón de su presentación conjunta es que en el Europeo habrá que estar pendientes a la sociedad que forman. En su presentación con el conjunto bilbaíno, Ander Herrera se definió como un jugador con carácter que asume responsabilidades; ciertamente, cada vez gana más protagonismo. Le gusta tener el balón en su poder y sabe qué hacer con él. Su colega Muniain es uno de los atacantes más prometedores. Con su desparpajo, regate, técnica, velocidad… puede asombrar en Dinamarca y marcar las diferencias.

Diego Capel y Jeffrén Suaréz: A pesar de su juventud, es un extremo consagrado que, no obstante, ha visto ralentizada su progresión. Es un jugador rápido, con mordiente e incisivo. Revolución pura. Incluso, llegó a ir convocado por Del Bosque. Sin embargo, en el Sevilla se ha visto relegado a un segundo plano debido a la aparición del argentino Diego Perotti en la banda izquierda. No es muy goleador, aunque es capaz de aparecer en momentos necesarios. Grandes como la Juventus llegaron a interesarse por él. Ahora tiene una nueva ocasión para revalorizar su nombre y demostrar que no se ha estancado. En cuanto Jeffrén. el jugador de origen venezolano, parece que saldrá del Barça, donde cada vez que Guardiola le ha necesitado ha cumplido con creces. Sobre todo, gracias a su velocidad. Aún recuerdo cuando en la final del Mundialito, contra Estudiantes de La Plata, revolucionó el partido con su salida, merced a su insistencia, su desborde y sus centros. Puede jugar también más adelantado.

Thiago Alcántara: Tiene sólo 20 años, pero no necesita demasiada presentación. Es una de las grandes promesas, un talento natural. El hispanobrasileño juegue donde juegue, destaca. En Segunda División se sale, y en Primera ya sabe lo que es jugar y marcar. Un crack, una perla que muchos equipos persiguen. El hijo de Mazinho tiene una clase y una calidad con el balón extraordinarias. Y encima tiene visión de juego, buen disparo, toque, gol... Es el gran valor ofensivo del mediocampo. Un futbolista especial que encaja a la perfección en el estilo marcado por su club y seguido por España. Y que a partir de este domingo, ante Inglaterra, ha de dar rienda suelta a su imaginación.

DELANTEROS:

Adrián López y Emilio N’Sué: A Adrián, pese a ser un delantero con clase, le falta gol (esta temporada ha hecho 7 tantos en 36 partidos de Liga con el Deportivo). Y parece que le espera un verano movidito, puesto que su futuro parecía inevitablemente ligado al Atlético de Madrid pero ahora Lendoiro reclama a los del Manzanares 5 millones de euros por el asturiano. Su cabeza, ahora mismo, debe estar en suelo danés. Tampoco N’Sué es un goleador nato. Este año ha participado en todos los partidos ligueros del Mallorca y, a cambio, sólo ha aportado cuatro tantos. Pobre bagaje. Aunque es justo decir que juega escorado a la derecha y eso le resta potencial goleador. Tiene buena llegada, es hábil y polivalente y remata bien de cabeza.

Bojan Krkic: Otro cuyo futuro está en el aire. El delantero de origen serbio ha afirmado públicamente que quiere continuar en el Barcelona. Sin embargo, los rumores sobre su salida son continuos (Roma, Villarreal…) y esto puede descentrarle, pues reconoce que está viviendo una situación incómoda. Tiene un buen promedio de goles en el Barça, pese a su escasa participación. Y es el momento de averiguar hasta dónde puede llegar en su carrera. Formar parte del mejor equipo del momento es un lujo, pero hay equipos que están dispuestos a pagar para darle más protagonismo. Sale de una lesión de rodilla pero Milla confía en que aporte goles.

Juan Mata: Al igual que Javi Martínez, otro campeón del mundo al servicio de la sub-21. En el Valencia está acostumbrado a jugar escorado a la banda izquierda y, aun así, promedia más de 8 goles por temporada pese a su irregularidad. Sin discusión, debe ser un referente en el ataque. Del Bosque contó con él para Sudáfrica y ya sabe lo que es marcar con España. Ahora, su experiencia internacional tanto con el Valencia como con la absoluta debe ser de gran ayuda al grupo de Luis Milla en su intento por reinar de nuevo en Europa. Portará el 10. Evidencia de responsabilidad, algo que a Mata no le asusta porque está acostumbrado: cuando se fueron Silva y Villa, él se quedó liderando el ataque valencianista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada