16 mayo 2016

Maradona, la mano de Dios


Título Original: Maradona, la mano di Dio
Año: 2007
Duración: 113 min.
País: Italia
Director: Marco Risi
Guión: Leonardo Bechini, Manuel Ríos San Martín, Manuel Valdivia, César Vidal
Reparto: Marco Leonardi, Julieta Díaz, Emiliano Kazcka, Juan Leyrado, Abel Ayala, Eliana González, Fernando González Sousa, Lucas Escariz, Luis Machín, Luis Sabatini, María Gabriela Caruso, Melina López, Roly Serrano, Rafael Ferro, Pablo Razuk, Norma Aleandro, Alejandro Polledo, Giovanni Mauriello, Gabriela Cóceres, Salvio Simeoli, Pietro Taricone
Productora: Comedy Film Srl / Ombu Producciones
Género: Drama

Interesante película sobre Diego Armando Maradona, que deja de lado el mito y se centra, principalmente, en su vida fuera de los terrenos de juego. Una vida marcada por las drogas, las traiciones y las humillaciones.

El primer incidente grave que Maradona tuvo con su corazón en enero de 2000 en Punta del Este, es el punto de partida de esta cinta, en la que Marco Risi nos muestra el contraste entre la gloria deportiva y el naufragio personal de un hombre al que nadie preparó para ser un 'dios' idolatrado en el mundo entero. Rodada en flash-backs que oscilan entre su barrio de Villa Fiorito y su brillante y tumultuosa carrera futbolística en Argentinos Juniors, Boca Juniors, FC Barcelona y SSC Napoli entre otros clubes.

Risi nos trae detalles íntimos, quizás desconocidos por la mayoría, los inicios humildes, los momentos y las circunstancias que lo acercaron a su mujer, Claudia Villafañe (quien fue un apoyo constante en su vida desde que la conoció en la adolescencia), su entrañable relación con sus hijas y su familia, su inicio en la cocaína, sus contactos con la camorra italiana, su relación con Guillermo Coppola y su influencia para la caída del genio.

Independientemente de su calidad cinematográfica o verosimilitud (en Argentina fue catalogada de fotonovela demasiado complaciente y en Italia fue un fracaso en taquilla), es una cita ineludible para los amantes del futbol y del personaje en cuestión cuyo talento le llevó por un camino lleno de éxitos, pero también le reportó amargas derrotas y decepciones. Algunos de sus amigos más cercanos le traicionaron y su familia, deslumbrada por su éxito, fue incapaz de reconocer la adicción de Diego a las drogas. Cuando su carrera futbolística ya decaía, sufrió numerosas humillaciones públicas como ser humano y como padre. En ese momento quedó patente la soledad del ídolo caído.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada