18 junio 2014

DORSALES MÍTICOS: 9 Osgood

Nuestro protagonista de hoy, fue el jugador bandera de aquel Chelsea de finales de los 60 y principios de los 70. Fue icono de una generación y se convirtió en todo un fenómeno social. Su leyenda, la de un deportista a medias, pues su presencia, sus largas patillas y su personalidad hicieron estragos entre las chicas y la noche londinense. Peter Osgood viajó incesantemente de la alfombra verde de Stamford Bridge hasta las alfombras rojas que cubrieron el asfalto de King's Road. Pues en aquel césped y en aquella calle latió el corazón de un 'Rey' que arrasó la noche londinense a golpe de glamour, codeándose con personajes como George Harrison, Paul McCartney, Mick Jagger, Richard Attenborough o Steve Mc Queen.

Peter Leslie Osgood nació el 20 de febrero de 1947 en Windsor, pequeña y próspera ciudad del condado de Berkshire (Inglaterra). Ingresó en la categoría junior del Chelsea FC para debutar con la camiseta del club de Fulham Road en un partido de la League Cup, un 16 de diciembre de 1964, frente al Workington AFC. Su debut no pudo ser más esperanzador puesto que los dos goles llevaron la firma de aquel espigado delantero de apenas diecisiete años. Se convirtió en un jugador clave en las alineaciones del equipo reserva, anotando 30 goles en 20 partidos. Tras una excelente temporada y una gran gira veraniega en la cual marcó 12 goles en 8 partidos, el entrenador Tommy Docherty lo ascendió a la primera plantilla.

Osgood encadenó una racha de doce tantos en ocho partidos y adornó su carrera de goles y aplausos. Especialmente intensa y destacable la estelar actuación que protagonizó en un histórico partido de la Copa de Ferias (posteriormente Copa de la UEFA) ante la AS Roma, recordado como 'La batalla de Stamford Bridge'. La leyenda de Osgood acababa de dar sus primeros pasos, aquellos que le llevaron a firmar un auténtico golazo tras una carrera de sesenta metros ante el Burnley FC, en una acción, que aunque no definía su estilo de juego, le catapultó definitivamente al estrellato y le consolidó en el primer equipo. Poco a poco y a base de goles se fue convirtiendo en la estrella del equipo. En 1966 se quedó fuera de la lista para el Mundial, un duro revés en la carrera de Osgood, que vivió otra situación muy delicada aquel año, cuando el 6 de octubre fue víctima de una durísima entrada del defensa del Blackpool FC, Emlyn Hughes, y que puso en serio peligro su carrera. Afortunadamente se sobrepuso a tiempo para volver a hacer historia con la camiseta azul del Chelsea, firmando unos registros goleadores realmente envidiables.

El fantasma de las lesiones regresó a su carrera, por lo que inteligentemente, y por recomendación de Dave Sexton, retrasó su posición, demostrando en su nueva demarcación toda su grandeza. 'Ossie' se destapó entonces como un llegador letal, que logró mantener sus excelentes y habituales registros goleadores. Aquellos que solo pueden ser calificados como sobresalientes, puesto que firmó 148 goles en 369 partidos como jugador 'blue'. Fue figura clave en la consecución de la FA Cup de la temporada 1969-70, marcando en todos los partidos de la competición incluyendo en auténtico golazo en la final contra el 'archienemigo' de la época, el Leeds United FC. Un tremendo cabezazo en plancha en el replay dio a los 'blues' la tan ansiada Copa que tres años antes habían perdido ante el Tottenham Hotspur FC.

Ganar la FA Cup hizo que el Chelsea se clasificara para jugar la Recopa de Europa en la temporada 1970-71. Las victorias ante el Aris Thessaloniki FC y ante el PFC CSKA Sofia lo llevaron a los cuartos de final, donde lograron derrotar al Club Brugge KV en una dramática remontada. Teniendo una desventaja de 2-0 después del partido de ida, Osgood sacó la casta por el equipo y logró empatar el marcador global a sólo 9 minutos del tiempo completo en el partido de vuelta. Al final los 'blues' se impusieron por 4-0 en el tiempo extra. En semifinales se enfrentaron al Manchester City FC, llegando a la final contra el Real Madrid CF de los Benito, Zoco, Pirri, Amancio, Gento... En el primer partido ambos equipos empataron a un tanto, pero un raro gol de Dempsey y un disparo por parte de Osgood en el partido de desempate (jugado sólo dos días después) fueron suficientes para sellar la victoria del Chelsea por 2-1 y el honor de haber ganado su primera competición europea.

A pesar de ser muy querido por la afición, su fama de playboy (destacó su 'affair' con la famosa actriz Rachel Welch) le tildó en ocasiones de ser muy poco profesional y por ello, en marzo de 1974, el entrenador Dave Sexton, con quien tuvo varios 'encontronazos' decidió venderlo al Southampton FC por 250.000 libras, todo un dineral para la época. Con 'The Saints' vivió el descenso a la Second Division en su primera temporada, aunque ganaría nuevamente la FA Cup en la temporada 1975-76 al vencer (1-0) al Manchester United FC. Un año después fue cedido al Norwich City FC, con los que apenas jugó tres partidos, para volver al Sur de Inglaterra al finalizar la temporada.

A principios de 1978 hizo las maletas y se fue a la emergente North American Soccer League de los Estados Unidos donde jugó para los Philadelphia Fury, equipo que contó en sus filas con los también ingleses Alan Ball y Colin Waldron, o los irlandeses Johnny Giles, Pierce O'Leary y John Dempsey. El paso de Osgood por la NASL fue más que decepcionante y tan solo anotó un gol en 22 encuentros por lo que decidió hacer, nuevamente, las maletas para regresar a Londres.

Cuatro años después de su salida, volvía a Stamford Bridge para salvar a un Chelsea en bancarrota y al borde del descenso. En su regreso volvía a anotar para poner su equipo delante, aunque aquella tarde el Chelsea perdería (7-2) ante el Middlesbrough FC. El regreso de Osgood cambió muy poco la suerte del club, el equipo quedó último y descendió con sólo 5 victorias y 27 derrotas, convirtiéndose en una de las épocas más oscuras del Chelsea. Osgood jugó un solo partido en la Second Division, ya que no contaba mucho para el nuevo entrenador Geoff Hurst, por lo que puso punto y final a su carrera en diciembre de 1979.

Internacional con Inglaterra, debutó de la mano de Alf Ramsey, el 25 de febrero de 1970, en un encuentro amistoso ante la selección de Bélgica que finalizó con marcador de 3-1 a favor de los ingleses. Ramsey pensó en él para el Mundial de Inglaterra'66, incluyéndolo en una pre-selección, aunque finalmente lo dejó fuera en beneficio de estrellas más consolidadas. Si jugó dos partidos (saliendo como reserva) en el Mundial de México'70 ante las selecciones de Rumanía y Checoslovaquia. Con los 'pross' jugó tan solo en cuatro ocasiones, sin haber marcado un solo gol.

Tras su retirada, comenzó a trabajar dando charlas y conferencias, y a hacer de comentarista deportivo en televisión. También mantenía vínculos corporativos con el Chelsea, y una página web en la que comentaba los partidos de su club de siempre. Genio y figura, Osgood jamás escondió la realidad que vivía fuera de los terrenos de juego: "Mi vida me encanta. Conduzco un coche de carreras, apuesto lo que me da la gana, tengo todas las chicas guapas que quiero y me bebo una botella de vodka al día. Encima, me pagan por jugar al fútbol, y la gente me quiere. ¿Qué más puedo pedir?". Aquel endiablado estilo de vida le cobró factura con el paso de los años, dicen que envejeció prematuramente y que perdió todo el glamour que le había llevado a convertirse en leyenda dentro y fuera de los terrenos de juego. 'Ossie' falleció, víctima de un ataque al corazón, el 1 de marzo de 2006. Sus cenizas fueron enterradas, en una ceremonia a la que asistieron más de 2.000 seguidores 'blues', bajo el césped de Stamford Bridge, bajo el área del Shed End. Una buena prueba de lo que Osgood significó para el club de Fulham Road. Cuatro años después de su muerte, el 2 de octubre de 2010, el club descubría una estatua en su honor a las puertas del estadio, junto al West Stand. Osgood quedaba para siempre como un testigo perenne de los éxitos del club.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada