20 septiembre 2013

El Stadio San Paolo

El Stadio San Paolo, terreno del Nápoles, guarda su historia. Testigo directo de las tardes de gloria de Maradona con el conjunto celeste, es un mito viviente de Italia, pues en su terreno se han jugado dos Eurocopas y un Mundial, y es el tercer estadio con mayor capacidad de Italia. Además, con una pista de atletismo y tres gimnasios polivalentes, el San Paolo también representa la principal instalación polideportiva de la ciudad más poblada del sur de Italia.

Tras el bombardeo y destrucción, durante la Segunda Guerra Mundial, del Stadio Partenopeo 'Giorgio Ascarelli' (una de los estadios sede del Mundial de 1934), la ciudad de Nápoles decidió construir un nuevo recinto deportivo que reemplazara al anterior. El viejo Partenopeo sí era propiedad de la AC Napoli, pero era imposible para el club napolitano financiar semejante proyecto, por lo que fue la Comune di Napoli (el ayuntamiento) quien se tuvo que hacer cargo. A cambio, impuso que la instalaciones no se utilizarían sólo para la práctica del fútbol. El proyecto se inició en 1948 y fue encargado a los arquitectos Carlo Cocchia y Luigi Corradi que comenzaron la construcción en unos terrenos situados en el barrio de Fuorigrotta. El proyecto inicial, con una descomunal planta ovalada, era dotar al recinto de un solo anillo de graderíos (la actual tribuna del nivel superior), pero se decidió agregarle un anillo inferior que aumentó significativamente la capacidad hasta los 87.500 espectadores.

El estadio fue inaugurado el 6 de diciembre de 1959 con un partido de liga entre la Associazione Calcio Napoli y la Juventus Football Club, que ganaron los anfitriones por 2-1. Su nombre original fue Stadio del Sole (Estadio del Sol), pero cambió sucesivamente de denominación para celebrar la tradición que indica que el barco que traía al Apóstol San Pablo habría llegado a Italia en uno de sus viajes atracando en el actual barrio costero de Fuorigrotta.

En 1963 acogió como sede principal de los IV Juegos Mediterráneos y, cinco años más tarde, era elegido como sede para la celebración de la Eurocopa de Italia'68, acogiendo el Italia-Bulgaria de clasificación (por entonces, solo cuatro selecciones podían disputar la fase final del torneo) y la semifinal entre la selección anfitriona y la Unión Soviética, partido recordado por la clasificación 'azzurra' después de que el árbitro alemán Tschenscher lanzase una moneda que rompió el empate a cero después de 120 minutos de juego.

En 1980 acogió nuevamente el máximo torneo continental de selecciones, por lo que el estadio fue parcialmente reformado. En esta ocasión se jugaron el Holanda-Grecia y el Alemania Federal-Holanda (ambos del Grupo A); el España-Inglaterra del Grupo B; y el partido por el tercer y cuarto puesto entre las selecciones de Checoslovaquia e Italia, que ganaron los hombres de Jozef Vengloš en la tanda de penaltis.

El 5 julio del 1984 el estadio abría sus puertas para recibir por primera vez a Diego Armando Maradona que era presentado oficialmente por la escuadra 'Partenopei' ante algo más de 70.000 espectadores, que pagaron la cuota simbólica de mil liras para verlo. El astro argentino no defraudó ante las expectativas generadas y deleitó con su juego a la afición napolitana, que vio como el equipo vivía, con Maradona en sus filas, los mejores años de su historia. Rompieron la hegemonía de la Juventus de Platini y conquistaron los Scudettos de 1987 y 1990, la Copa de 1987, la Supercopa italiana de 1990 y la Copa de la UEFA de 1989. Desde entonces el San Paolo es considerado por la afición como el "Tempio del calcio italiano, sacro al dio Maradona".

En 1990 el Mundial llegaba a Italia y el San Paolo era elegido nuevamente para albergar partidos internacionales. A esta fase se remontan la construcción de la cubierta de metal y polimetilmetacrilato que obligó a deshacerse de los no tan antiguos videomarcadores. Se levantó un tercer anillo unido a la estructura del techo, y el aforo del estadio creció hasta 76.824 asientos (sin contar las locaciones de pie). Además, se remodelaron la sala de prensa, la pista de atletismo, y se instaló un nuevo sistema de iluminación, así como la adecuación a las normas de seguridad solicitadas por la FIFA. Pero dentro de estas reformas también llegaron las polémicas, pues un sector de aficionados del Napoli afirmó que la antigua arquitectura del estadio se estaba alterando, distorsionando la belleza tanto del exterior como el interior. En San Paolo se jugaron el Argentina-URSS y Argentina-Rumanía del Grupo B; el Camerún-Colombia de octavos de final; el Inglaterra-Camerún de cuartos; y las semifinales entre Italia y Argentina, donde Maradona, esta vez como rival de los locales, se encontró con que el himno nacional argentino no fue abucheado, por respeto al 'Pelusa'.

Al poco tiempo de inaugurar el tercer anillo hubo que clausurarlo ya que estaba fijado a la estructura de soporte de la cubierta y cada vez que el público festejaba un gol, se originaban fuertes vibraciones que llegaban a edificios cercanos, además de ser inseguro para los propios asistentes. Además, los gastos de mantenimiento, sumados a la mala situación económica del SSC Napoli en los años 90 y problemas ambientales, como la espectacular tormenta de 2001 que causó dos muertos y pérdidas multimillonarias, hizo que la estructura se deteriorase progresivamente. El campo y sus inmediaciones se inundaron, y durante los cinco meses siguientes el equipo tuvo que irse de prestado a Cava de Tirreni y a Benevento. Esto acarreó que el estadio San Paolo fuera considerado inutilizable para los partidos de liga, y en 2004 fue declarado en estado de ruina. Afortunadamente, ese mismo año el productor de cine Aurelio de Laurentiis (sobrino del famoso Dino, también dedicado al negocio cinematográfico) tomó el mando del Napoli y lo hizo resurgir de la quiebra, refundando el club y reparando completamente el San Paolo.

Después de los enfrentamientos entre los hinchas del Calcio Catania y de la US Città di Palermo del 2 de febrero de 2007 (en los que murió un policía y hubo cientos de heridos), las normas de seguridad de los estadios italianos se volvieron más estrictas. Por ello el San Paolo estuvo cerrado temporalmente para realizar varias remodelaciones que pidió la comisión de la FIGC. La capacidad del estadio disminuyó de 76.824 a 60.240 asientos, pasando a ser el tercer recinto futbolístico más grande de toda Italia, detrás del Giuseppe Meazza y del Olímpico de Roma. Incluso con el Napoli en la Serie C, en la campaña 2005-06 el San Paolo logró la hazaña de tener la tercera mayor asistencia media, superada sólo por dos clubes de la Serie A, el Inter y el Milan. El último partido de la temporada atrajo a más de 51.000 personas, que hasta ahora es el récord de la Serie C. 

El San Paolo también ha sido escenario de diversos eventos, como el encuentro del Papa Juan Pablo II con los jóvenes italianos, el 10 de noviembre de 1990, y de importantes eventos musicales como los conciertos de Pooh (1979), Edoardo Bennato (1980), Renato Zero (1980), Frank Zappa (12 de julio de 1982), Rolling Stones (17 de julio de 1982), U2 (9 de julio de 1993), Gigi D'Alessio (7 de junio de 1997), Pino Daniele (18 de julio de 1998), Claudio Baglioni (26 de septiembre de1998), Renato Zero (17 de junio de 1999) o Vasco Rossi (9 de julio de 2004).

En 2010 se produjeron las últimas remodelaciones en un estadio que con apenas 50 años de historia estaba lleno de 'achaques'. A modo de parche intentaron reparar el drenaje, sustituyeron el césped y se cambiaron algunos de los asientos que estaban en peores condiciones. No se pudo hacer mucho más debido, en gran parte, a la falta de dinero. Se plantearon varias soluciones: desde la reforma del estadio sector a sector, hasta su desmantelamiento y reconstrucción, pasando incluso por derribarlo y hacer uno nuevo en otra zona de la ciudad. En todo caso, cualquiera de las opciones dependía de que a Italia le hubieran concedido la Eurocopa de 2012 (en Polonia y Ucrania) o la de 2016 (en Francia).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada