14 junio 2018

DE GUANTE BLANCO: Yashin

Los números de este gigante dejarían en ridículo a cualquier portero moderno, pero fue su capacidad para innovar bajo palos lo que le convirtió en un personaje fundamental en la historia del fútbol. Considerado el mejor portero en la historia del fútbol, la 'Araña Negra' cambió por completo y para siempre lo que significaba ser portero. Es el único guardameta que ha ganado un Balón de Oro y fue uno de los primeros en utilizar guantes. Jugó toda su carrera en el Dynamo de Moscú y es una leyenda en Rusia.

Lev Ivánovich Yashin nació el 22 de octubre de 1929 en Moscú (actual Rusia y antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas). Cuando el pequeño Lev tenía 7 años apareció en las pantallas la película 'El portero', basada en la obra 'El portero de la república' del escritor soviético Lev Kassil y que muy pronto se convirtió en una de las producciones más ejemplares para los niños. Comenzó siendo portero de hockey sobre hielo en el equipo de la fábrica de herramientas en la que trabajaba desde los 12 años, forzado por el estallido de la Segunda Guerra Mundial. A los 17 años su salud se resintió y fue enviado a trabajar en una fábrica militar como mecánico de aviones. Allí tuvo que reemplazar al portero del equipo de fútbol de la fábrica, dando sus primeros pasos en este deporte. 

Fue Arkadiy Chernyshov, entrenador del FK Dynamo Moskva, quien lo invita a formar parte del equipo juvenil y solo dos años después, en 1949 fue ascendido al primer equipo del Dynamo, equipo asociado a la policía y al Ministerio de seguridad soviéticos, en el que desarrolló toda su carrera. Sus comienzos fueron bastante duros. En sus primeros partidos tuvo varios fallos graves y fue relegado al banquillo hasta 1953, cuando le dieron una oportunidad en un partido que su equipo iban ganando 4-1. Tras su entrada, el marcador rápidamente se convirtió en un empate a 4 tantos. Pero para suerte de Lev, en los últimos minutos los del Dynamo lograron marcar el quinto gol. Tras la decepción Yashin se fue a jugar al hockey sobre hielo con el Dynamo e incluso llegó a conquistar la Copa de la URSS. 

Ya a mediados de los años 50 se convirtió en el mejor portero de la Unión Soviética. Tal nivel de juego lo adquirió gracias a los duros entrenamientos que tenía con Alexei Jomich, el portero que le tuvo en el banquillo durante cuatro años. Yashin cambió los cánones del portero tradicional. Alto (189 cm) y de gran envergadura, destacó por blocar el balón en lugar de despejarlo, salía de su línea para retar a los delanteros en los mano a mano, fue uno de los primeros en sacar el balón con el brazo y no pateándolo, además de organizar desde el fondo a su defensa. Llegaba a todas partes y solía estudiar a sus rivales. Todas estas cualidades lo convirtieron sin duda en un portero prácticamente imbatible, y que recibió el elogio de fanáticos de todo el mundo como figura a imitar. Fue un innovador del puesto para ese entonces. Fue el primer portero 'moderno' y el primero en utilizar guantes de forma oficial.

Por su particular vestimenta negra se ganó el apodo de 'la Araña Negra'. Esta ropa la utilizaba para pasar inadvertido al ser el color que más engaña al ojo humano. Yashin ganó 5 Ligas soviéticas (1954, 1955, 1957, 1959 y 1963) y 3 Copas de la URSS (1953, 1967 y 1970). Estuvo en activo 22 años, retirándose a los 42. En los 326 partidos que jugó con el Dynamo, Yashin dejó su portería a cero en 270, además de detener 150 penaltis en toda su carrera. Unas cifras inigualables, alcanzadas además cuando las delanteras dominaban el fútbol sobre las defensas. Ese balance lo hizo convertirse en 1963 en el único portero de la historia en ser reconocido con el Balón de Oro. Además, entre las distinciones individuales de Yashin se destacan: la Orden Olímpica por el COI, mejor portero del Siglo XX por la Federación Internacional de Historia y Estadística del Fútbol, mejor portero del siglo XX por la FIFA e incluido en el equipo ideal de la FIFA de la historia de los Mundiales, entre otros. Toda una leyenda el inteligente futbolista que vestía siempre de oscuro para no darle referencia a los delanteros. Además, desde 1994 el trofeo 'Lev Yashin' designa al mejor portero de cada Mundial.

Internacional por la Unión Soviética, conquistó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Melbourne 1956 al derrotar en la final a Yugoslavia. Vasily Sokolov lo hizo debutar con la selección absoluta el 8 de septiembre de 1954 frente a Suecia en un partido amistoso disputado en el Dynamo Stadium, en el que el combinado soviético endosó 7 tantos a la selección de Rudolf Kock. Yashin jugó los Mundiales de Suecia'58 (donde fueron eliminados en los cuartos de final al caer ante Suecia), Chile'62 (donde cayeron en los cuartos de final contra el equipo local), Inglaterra'66 (donde su actuación terminó siendo crucial para el cuarto puesto logrado por los soviéticos tras caer en semifinales frente a la Alemania Occidental y en el llamado partido de consolación ante Portugal) y México'70 (donde fueron eliminados en los cuartos de final al caer en la prórroga ante Uruguay). Ganó la primera Copa Europea de Naciones (Eurocopa) en 1960 al vencer en la final a Yugoslavia. Además jugó las ediciones de España'64 (quedaron en segundo lugar al perder la final frente a España) e Italia'68 (donde quedaron en cuarto lugar por detrás de Italia, Yugoslavia e Inglaterra). Yashin jugó un total de 78 partidos internacionales con la URSS, en los que sólo recibió 70 goles.

Su partido de despedida se disputó el 27 de mayo de 1971, entre un combinado de jugadores del Dynamo y un equipo del 'Resto del Mundo', donde destacaban figuras como el portugués Eusébio, el inglés Bobby Charlton y el alemán Gerhard Müller, quien a pesar de sus constantes intentos de marcar a Yashin, nunca pudo anotar. Al final del partido Yashin se quitó los guantes y se los entregó al arquero de la selección uruguaya y del Peñarol de Montevideo, Ladislao Mazurkiewicz (considerado el mejor arquero del continente americano), a quien Yashin le dijo: "Tú serás mi sucesor". Luego se dirigió a las abarrotadas tribunas del estadio Luzhnikí y solo pudo decir "Gracias, público". Yashin colgó los guantes como un héroe nacional.

Tras su retirada alcanzó el grado de coronel en el ejercito soviético y fue condecorado con las Órdenes Bandera Roja y Lenin. Fue nombrado miembro del Comité de Estado del Deporte de la URSS, y obtuvo el diploma de la escuela superior del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS). También fue entrenador de equipos juveniles y profesor de Educación Física. Yashin falleció el 20 de marzo de 1990, a los 60 años, tras una intervención quirúrgica a causa de un cáncer de estómago. Su recuerdo no se perdería nunca en Rusia donde, a pesar de los cambios políticos vividos por la caída del comunismo, siempre sería un punto de unión deportiva. Así, las autoridades de Moscú decidieron levantar una estatua al legendario meta ruso en el paseo de la fama del estadio Luzhnikí, por considerarle uno de los mejores de todos los tiempos. Yashin nunca se consideró el mejor, título que dedicó al yugoslavo Vladimir Beara, pero su figura va más allá del terreno de juego, hasta el punto que todavía permanece vigente casi tres décadas después de su muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario